El ascensor del Casco vuelve a funcionar 251 días después

El Ayuntamiento se plantea colocar cámaras de vigilancia en la zona. /Rafa Gutiérrez
El Ayuntamiento se plantea colocar cámaras de vigilancia en la zona. / Rafa Gutiérrez

Tras ocho meses aguardando nuevas piezas, este lunes volvió a entrar en funcionamiento el elevador que une la calle Correría con la plaza de Santa María

Ander Carazo
ANDER CARAZO

251 días, es decir, más de ocho meses han tenido que esperar los vecinos del Casco Medieval para que el servicio técnico del ascensor que une la calle Correría con la plaza de Santa María lo arreglase. Este lunes, según confirman fuentes municipales, el elevador ha vuelto a dar servicio sobre todo a los usuarios más mayores del ambulatorio después de que en los últimos días se ejecutase la reparación.

Y es que el principal problema era la falta de piezas en 'stock' y se ha tenido que esperar a que llegasen desde Alemania. En esas 35 semanas, el Gabinete Urtaran barajó la posibilidad de que los trabajadores municipales realizasen los trabajos necesarios para ponerlo en marcha, que 'a priori' no parecían complicados y sobre todo suponían la sustitución de una cristalera, pero se descartó ante la posibilidad de que así se diese por concluido el periodo de garantía.

Lejos, muy lejos queda aquel 4 de marzo en que la Policía Local tuvo que rescatar a tres personas que se encontraban en su interior. Hacía sólo tres días que había vuelto a andar y el ascensor se paró de manera repentina. Los actos vandálicos y las bajas temperaturas han perjudicado a un elevador que, pese a recibir premios internacionales por adaptarse al contexto arquitectónico de la zona medieval de la ciudad, ha evidenciado que no está listo para dar el servicio que se esperaba. Porque desde verano de 2014 ha pasado la mayor parte del tiempo averiado, lo que ha provocado que las personas mayores y aquellas con movilidad reducida -quienes de verdad lo necesitan- hayan tenido que volver a subir a pie la rampa original como hacían antaño.

Rampas que fallan

A todo esto hay que sumarle que las rampas mecánicas del cantón del Seminario -entre la Fuente de los Patos y Correría- también suelen fallar, por lo que la indignación entre los vecinos de la zona se haya disparado. Otros, sin embargo, ya han empezado a hacer mofa sobre el tema.

Con el objetivo de evitar nuevos altercados, los departamentos municipales de Urbanismo y Seguridad Ciudadana están estudiando incrementar la vigilancia de la zona. De momento, se han planteado la posibilidad de instalar nuevas cámaras que, en gran medida, fue lo que frenó los boicots en el cantón de la Soledad y San Francisco Javier hace una década.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos