El vendaval multiplica el trabajo de Policía y Bomberos en Vitoria, donde el viento ya ha superado los 143 km/h

Dos agentes de la Policía Local acordonan el parque de La Florida./J. Andrade
Dos agentes de la Policía Local acordonan el parque de La Florida. / J. Andrade

Seis parques y paseos de la capital alavesa permanecen cerrados por las fuertes rachas de viento

NURIA NUÑO

Álava ha sufrido este domingo el fuerte azote del viento. El Ayuntamiento de Vitoria ha puesto en marcha la fase de preemergencia del Plan de Emergencias Municipal, en vista de las previsiones meteorológicas que alertaban de fuertes vientos desde la tarde-noche de este domingo. Durante las últimas horas de la jornada dominical y la madrugada del lunes, el Departamento vasco de Seguridad ha activado también la alerta naranja ante la posibilidad de que se registraran rachas que han llegado a superar los 120 kilómetros por hora en algunos puntos de Euskadi.

El vendaval, sin embargo, se ha dejado notar mucho antes. Así, a las seis de la tarde, había entrado en vigor el aviso amarillo por vientos de más de 100 kilómetros por hora en zonas expuestas y de más de 80 kilómetros en áreas no expuestas, especialmente en el oeste de la comunidad autónoma. Esta circunstancia provocó que en Vitoria se produjera el paulatino cierre de parques y jardines. Esta medida ha afectado, entre otras zonas verdes, a La Florida, que durante estas fechas alberga el tradicional Belén, que no se puede visitar. A las cuatro de la tarde, agentes de la Policía Local comenzaron a cortar el paso a este céntrico parque ante el riesgo de caída de árboles o ramas. Una hora después, los agentes ya habían cerrado perimetralmente los parques de Aranbizkarra, María de Maeztu, donde por la mañana había caído un árbol; Prado, el paseo de La Senda y el paseo de las Universidades.

Estas no han sido las únicas actuaciones que ha realizado la Policía Local, en ocasiones, en colaboración con los Bomberos de Vitoria. Ambos cuerpos han visto multiplicado su trabajo en la capital alavesa donde, al filo de las nueve y diez de la noche, las rachas de viento han alcanzado nada menos que los 143,2 kilómetros por hora, según los datos registrados por Euskalmet.

Entre las 15.00 y las 17.30 horas, por ejemplo, los agentes ya habían completado un total de veinte intervenciones por toda la ciudad. Ocho se han debido a contenedores volcados sobre la vía pública, en calles como Vicente Abreu, Zarautz, Magdalena, la plaza Lovaina o la avenida Gabriel Celaya. Han intervenido también en cinco ocasiones por la caída de vallas de obras, situadas en puntos como Beato Tomás de Zumárraga, Gorbea, Adriano VI, Lascaray y Manuel Iradier.

También han remitido al servicio de Bomberos otras intervenciones para solventar, por ejemplo, el peligro que acarreaba la presencia de chapas en tejados, antenas de televisión colgando, cristales de fachadas caídos al suelo o el desprendimiento de cascotes.

Los bomberos de Vitoria han realizado numerosas intervenciones causadas por el viento. / Bomberos Euskadi

Las salidas de los servicios de emergencia se han ido incrementando conforme pasaban las horas y el viento arreciaba con más fuerza. Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Vitoria, desde las siete de la tarde y hasta las diez de la noche, la Policía Local ha completado cerca de cuarenta nuevas intervenciones. Si se desglosan, un total de 17 se han debido a contenedores volcados y desplazados sobre la vía pública; otras 7 han sido por la caída de vallas de obra y 12 más han estado motivadas por diversas causas (chapas de tejado, tulipas de farolas, desprendimientos de ventanas, persianas, etcétera...). Estas últimas se han remitido a los Bomberos.

Árboles caídos en la AP-68 y en la A-624

Entre las incidencias contabilizadas durante la jornada dominical, ha destacado la ocurrida a las 16.35 horas, cuando un árbol ha caído en el punto kilométrico 74 de la AP-68, a la altura de Zambrana. En plena operación retorno, el ejemplar ha quedado cruzado sobre dos carriles en sentido Zaragoza; por lo que el tráfico ha estado cortado durante unos minutos y se han generado retenciones que se han prolongado hasta las seis de la tarde. Veinte minutos después se ha podido retirar el árbol; aunque han quedado unos restos sobre la calzada que los servicios de mantenimiento de la vía han limpiado durante la tarde. No ha sido el único percance de esta índole ocurrido en la red viaria alavesa. Al filo de las nueve y media de la noche, otro árbol ha alterado el tráfico de la A-624, en el punto kilométrico 22, a la altura de Zuia. Pasadas las diez de la noche la carretera se ha reabierto.

Cancelación de vuelos

El regreso de los turistas alaveses que han aprovechado el puente para viajar desde Foronda a Alemania, Italia e Inglaterra se ha visto trastocado por las inclemencias meteorológicas. El vuelo procedente de Colonia se ha cancelado por el temporal en tierras germanas. Además, los chárters de Berlín y Nápoles llegaron por la tarde con notable retraso, puesto que sus pilotos se han visto obligados a sobrevolar los alrededores del aeropuerto alavés a la espera de que el viento les diese una tregua. En Loiu, por ejemplo, un total de siete vuelos -uno a Lisboa, dos a Londres, dos a Manchester, otro a Múnich y uno a Estambul- se han cancelado desde La Paloma, porque el viento -en el caso británico- y la nieve en sur de Alemania, no permiten a sus aeródromos funcionar al 100%.

A pesar de que la borrasca' Ana' se ha notado durante todo el día; se esperaba que , a partir de las 22.00 horas, los efectos del fuerte viento que arrastra fueran mayores. De hecho, a partir de las nueve de la noche, la alerta ha cambiado de color y ha pasado a ser naranja debido a que el viento del suroeste soplará con más intensidad, según ha advertido la Agencia Vasca de Meteorología-Euskalmet. En principio, esta situación se prolongará hasta las tres de la madrugada del lunes. A partir de esa hora, la alerta naranja bajará un nivel, hasta el amarillo, aunque el viento seguirá soplando fuerte con más de 100 kilómetros por hora durante toda la jornada en zonas expuestas.

Los servicios de limpieza están tumbando algunos contenedores para evitar que se desplacen con el fuerte viento. Unas vallas han caído sobre un carril de la calle Manuel Iradier. El fuerte viento se deja sentir en las melenas. / E. C. y J. Andrade

Ante estas previsiones provocadas por la entrada de la borrasca 'Ana', que afectarían a la capital alavesa, el Ayuntamiento de Vitoria ya puso en marcha el sábado una serie de medidas para garantizar la seguridad ante la llegada de fuertes vientos, que en la ciudad pueden llegar a alcanzar los 100 kilómetros por hora. Entre éstas, destacan las siguientes:

  • 1

Cierre de parques y jardines. A las 15.oo horas de este domingo, ya estaba dispuesto todo el dispositivo para, en cualquier momento, empezar a cerrar -dependiendo de la evolución meteorológica- las zonas verdes de Vitoria. Esta circunstancia afecta también al Belén monumental de La Florida. A primera hora de la tarde, el Ayuntamiento ha empezado a acordonar algunos parques y paseos de la ciudad.

  • 2

No se recogerá la basura de los contenedores situados en las zonas más expuestas al viento con el objetivo de evitar el libre movimiento de estos y su desplazamiento por aceras y calzadas.

  • 3

Desde el sábado, la Policía Local y los Bomberos han venido avisando de la situación a los responsables de las carpas y elementos volados que puedan generar riesgos para su anclaje correcto, cierre o incluso desmontaje si fuera necesario.

  • 4

Se procederá al apagado de las luces de Navidad durante las horas en que se registren las rachas más intensas de viento para evitar posibles accidentes con cables sueltos con presencia eléctrica.

  • 5

En la medida de lo posible, se avisará a los responsables de grúas, andamiajes y otros elementos para que los aseguren. Las grúas deben estar aseguradas y en posición veleta. También hay que eliminar elementos sueltos en andamios.

  • 6

Se han difundido una serie de consejos a la población. Entre las recomendaciones dirigidas hacia los ciudadanos, el Ayuntamiento de Vitoria aconseja que se tomen una serie de precauciones. Entre éstas, destaca la retira de elementos de ventanas y balcones que puedan caer a la vía pública. Se pide a los vecinos que eviten los parques públicos y que no pasen por zonas arboladas. Es importante también cerrar y asegurar puertas, ventanas y toldos; así como retirar macetas y todos aquellos objetos que puedan caer a la calle. Si está a la intemperie, aléjese de cornisas, muros, árboles o vallas publicitarias y tome precauciones delante de edificios en construcción o en mal estado. Comunique al 112 las situaciones de peligro que perciba. También se recomienda a los ciudadanos que eviten los desplazamientos por carretera y, en todo caso, que extremen las precauciones.

  • 7

La Policía Local supervisa distintas zonas de la capital alavesa con el objetivo de localizar elementos de riesgo de los que sea preciso avisar a sus titulares o responsables y también para que se adopten las oportunas medidas en grúas, edificaciones, andamios, toldos, obras, etcétera...

De forma paralela, el diputado general de Álava, Ramiro González, ha decidido activar, a partir de las cinco de la tarde, el llamado Plan Foral Territorial de Emergencia del Territorio Histórico de Álava (PETHA) dado que las previsiones meteorológicas anuncian fuertes rachas de viento, a lo largo de la tarde de este domingo y las primeras horas del lunes.

Precaución en la carretera

Esta alerta se extiende a todo el territorio histórico de Álava y ha obligado a la institución foral «a poner en marcha la alerta en fase de seguimiento», según ha anunciado la Diputación en un comunicado, poco antes de la una y media de la tarde. Esta fase incluye «el anuncio de precaución a todas las entidades locales alavesas, especialmente ante actividades que se realicen al aire libre. Se recomienda que no se realicen excursiones o paseos por zonas arboladas y que se limite en lo posible la circulación por las carreteras».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos