Villadelprat comparecerá en el caso Hiriko tras su ausencia inicial

Joan Villadelprat, exadministrador unico de Epsilon Euskadi./David Aguilar
Joan Villadelprat, exadministrador unico de Epsilon Euskadi. / David Aguilar

El que fuera condenado por la quiebra culpable de Epsilon, el otro proyecto automovilístico vasco, está llamado a declarar el día 31 tras no presentarse el pasado 29 de septiembre

SALVADOR ARROYO

Era un testigo clave para la acusación. Y el Juzgado de lo Mercantil 1 de Vitoria así lo ha entendido. Finalmente, Joan Villadelprat tendrá que comparecer en el procedimiento que se sigue sobre la supuesta quiebra ‘culpable’ de la sociedad promotora del vehículo eléctrico Hiriko. La presidenta de la sala desveló este viernes que el experto automovilístico, que ya fuera condenado (también por sentencia mercantil) al pago de 900.000 euros por el fallido proyecto del coche de carreras Epsilon, ha sido citado para declarar el próximo 31.

Un testimonio que va a pivotar, fundamentalmente, sobre la adquisición por parte de Afypaida de uno de los prototipos del bólido de Le Mans como supuesto ‘banco de ensayo’ para el Hiriko y por el que se desembolsaron 600.000 euros. Distintos testigos han corroborado que estuvo expuesto durante meses en un concesionario de Miñano y que solo se subió al taller en el que se fabricaba el pequeño biplaza, cuando la sociedad ya lastraba serias dificultades económicas. Se le hizo un peritaje con intención de venderlo.

La comparecencia de Villadelprat debió producirse el pasado 29 de septiembre. Pero entonces, la jueza argumentó que no se le había conseguido convocar «convenientemente; no se le pudo localizar». Una semana más tarde, corroboraría que esa citación había sido devuelta. Finalmente, el que fuera cabeza visible de Epsilon, será el gran protagonista de la octava sesión de un juicio en el que la Abogacía del Estado, el ministerio fiscal y la Administración concursal reclaman el reembolso de entre 15 y 19,9 millones de euros en subvenciones públicas a Afypaida y a otras quince sociedades vinculadas. En el proceso figuran como encausados Jesús Echave, empresario de la órbita del PNV, el que fuera concejal jeltzale en el Ayuntamiento de Vitoria, Iñigo Antia, y los también empresarios José Luis Bengochea (joyero) y Fernando Achaerandio (promotor inmobiliario).

El pasado martes, la jueza había expresado sus dudas sobre la conveniencia de citar a Villadelprat y a Armando Gaspar, el ex directivo de Mercedes que fue responsable directo del Hiriko en su última etapa. «Tengo material más que suficiente para resolver», les dijo entonces a los abogados de la acusación. Este viernes ha optado por admitir el testimonio del experto automovilístico, pero insistió en que la declaración de Gaspar tenía carácter prescindible. La Fiscalía ha decidido mantener también a este testigo, lo que deja en el aire el calendario del proceso.

En principio, declarará por videoconferencia el 10 de noviembre. Pero si no lo hace en esa fecha, las opciones son dos: o que la propia jueza atendiendo a un artículo de la Ley de Enjuiciamiento Civil o dilatar el procedimiento varios meses más; hasta que concluya el que se seguirá en la misma sala 1 del Palacio de Justicia de Vitoria por el caso de las comisiones ilegales de varios ex altos cargos del PNV, conocido como De Miguel. «A partir del 10 no podríamos seguir con este juicio porque hay que realizar trabajos de reforma en esta sala». El De Miguel está considerado como un macro juicio, que arrancará el 8 de enero y se prolongará durante varios meses. En este procedimiento hay 26 encausados, pero sólo la Fiscalía ha presentado un listado de 67 testigos y 21 peritos.

En la sesión de este viernes del ‘caso Hiriko’ comparecieron hasta ocho testigos. Destacó la presencia de representantes de Maser y Sapa, las dos empresas –con serias divergencias entre ellas– que se encargaron de realizar las llamadas ‘roboruedas’ de rotación total que se convirtieron en la principal virtud del pequeño biplaza. Se contrató (y pagó por anticipado) la compra de ochenta. Pero solo se entregaron cuatro. Dado que el proceso judicial se centra en si los encausados agravaron la situación de Afypaida al dilatar la declaración de quiebra –presentó concurso de acreedores en el primer trimestre de 2013 y no se extinguió hasta 2015–, los abogados cuestionaron sobre si impulsaron contactos con nuevos inversores en la etapa más crítica de la sociedad o si pretendieron inyectar capital para reflotarla.

Desde Maser se subrayó que «fuimos convocados a una reunión, pero una empresa electrónica como la nuestra no tenía capacidad. Se requiere una infraestructura de empresas amplia y Maser no tenía opción». Desde Sapa se aseguró que «hubo un interés inversor a finales de 2013; una sociedad de Kazajstan que tenía previsto trabajar en un proyecto de movilidad. Manifestaron su interés pero no llegamos a la homologación».

La asesora jurídica de Afypaida confirmó que en 2013 se montó un equipo para negociar con los iraníes. No fructificaron. Fijó en julio de 2014 los últimos contactos relacionados con una hipotética inyección de capital en el proyecto del Hiriko. Con Álex Arriola, responsable de la Agencia vasca de innovación-Spri como interlocutor, esta trabajadora explicó que se le requirió distinta documentación de soporte sobre el proyecto y «en aquel momento Álex me dijo que si Afypaida estaba en concurso se hacía difícil venta porque se devaluaba».

Fotos

Vídeos