Se vende casona en Vitoria: 5 millones de euros

La casona se encuentra junto al parque de El Prado./Iosu Onandia
La casona se encuentra junto al parque de El Prado. / Iosu Onandia

El Ayuntamiento saca a la venta el edificio Gure Txokoa para dar oxígeno a su maltrecha economía

Iosu Cueto
IOSU CUETO

Quien quiera utilizar el edificio Gure Txokoa para instalar la sede de su empresa o un hotel ya sabe cuánto deberá rascarse el bolsillo. La emblemática casona ubicada en el número 21 del Paseo de Fray Francisco, frente al parque de El Prado, saldrá a la venta por 4.970.433,94 euros. Así lo ha anunciado hoy el alcalde, Gorka Urtaran, después de que la Junta de Gobierno Local haya aprobado el expediente de contratación para la enajenación. En estos momentos el edificio, de propiedad municipal, alberga las oficinas de las sociedades Ensanche 21 (rehabilitación y expansión urbana) y Gilsa (promoción de suelo industrial). Se trata de un inmueble «maravilloso» ubicado en un lugar «privilegiado», ha ensalzado el regidor jeltzale, aunque al mismo tiempo ha reconocido que no tiene constancia de que alguna firma o particular esté dispuesta a afrontar esa factura.

Antes del acuerdo de venta, el Ayuntamiento se vio forzado a 'recortar' parte de la parcela con el fin de crear un carril bici en la acera más próxima a la puerta de Gure Txokoa, en Portal de Lasarte. Gracias a este cambio urbanístico, el jardín perderá una franja de 212 metros cuadrados en ese lateral, de modo que el muro actual será derribado y reconstruido más atrás. Con todo, la finca resultante tiene una superficie total de 3.257,25 metros cuadrados.

La parcela a enajenar contiene tres edificaciones: la principal (el conocido como edificio Gure Txokoa) con 1.627 metros cuadrados construidos en cuatro plantas; un edificio auxiliar de 204 metros cuadrados dividido en tres plantas y una tercera construcción que solo tiene planta baja de 53,35 metros cuadrados. El inmueble tiene la consideración de uso terciario y se encuentra desafectado del uso público desde el año 2016, lo que permite su enajenación.

Urtaran ha dicho que en el proceso de venta se tendrán en cuenta dos factores: el económico y la propuesta de uso. Ambos sumarán 100 puntos como máximo. En primer lugar se podrá valorar con un máximo de 90 puntos «el precio y la forma de pago». El precio más alto respecto al tipo de licitación recibirá un máximo de 80 puntos y plantear un abono del 100% del precio antes del otorgamiento de la escritura pública y en los quince días siguientes a la emisión de la factura por parte del Ayuntamiento contará con 10 puntos adicionales, estableciéndose otras formas de pago a plazos con menor puntuación. Y en segundo lugar, los 10 puntos restantes hasta alcanzar el baremo de 100 se podrán adjudicar a «la propuesta de usos», teniéndose en cuenta para ello aspectos como el nivel de utilización parcial o puntual del inmueble para la organización de actividades de interés colectivo.

El alcalde ha destacado esta enajenación como una acción estratégica de cara a generar capacidad económica para afrontar nuevas inversiones. «Poder materializar esta venta puede ser una buena fuente de recursos para abordar la financiación tanto de proyectos actualmente en cartera como de nuevas iniciativas que se definan próximamente. Siempre bajo la premisa que caracteriza nuestra gestión económica: el Ayuntamiento no va a gastar el dinero de que no disponga y siempre vamos a acompasar la disposición de ingresos con la materialización de inversiones».

Podemos apuesta por Amvisa

Tras conocer este anuncio, el grupo municipal de Podemos ha reclamado a Urtaran que el edifio Gure Txokoa se venda a Amvisa «para que siga en manos de las 250.000 personas del municipio y que la operación sirva para cumplir el acuerdo presupuestario» que el Gobierno suscribió con la formación morada e Irabazi el año pasado. Con ello, el portavoz Jorge Hinojal ha lamentado la puerta que se acaba de abrir con este proceso acabe con el inmueble en manos privadas.

«Siempre hemos defendido la necesidad de mantener la titularidad municipal de Gure Txokoa y seguimos pensando que la mejor opción es vendérselo a la sociedad de aguas, porque es un organismo solvente y porque creemos que el Ayuntamiento debe mantener su patrimonio en vez de propiciar su conversión en un hotelito de lujo para unos pocos», ha defendido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos