El vendaval derriba árboles y provoca daños en decenas de coches en Vitoria

Una joven pasea junto a la plaza Lovaina, donde el viento volcó varios contenedores/Jesús Andrade
Una joven pasea junto a la plaza Lovaina, donde el viento volcó varios contenedores / Jesús Andrade

La borrasca ‘Ana’ ha azotado Álava con rachas de viento de hasta 143 km/h

ANDER CARAZO

Los efectos de la borrasca ‘Ana’ se empezaron a notar en Álava desde el mediodía y se intensificaron a partir de las 19.00 horas. El puente festivo terminó con contenedores por los suelos y la caída de varios árboles, que multiplicaron el trabajo de la Policía Local y Bomberos. Como medida de precaución, el Ayuntamiento de Vitoria procedió al cierre de seis zonas verdes urbanas desde las cuatro de la tarde.

Desde las 15:00 de la tarde de ayer hasta las 6:00 de este lunes, Bomberos y Policía Local han realizado más de 230 intervenciones a causa del viento: 70 contenedores volcados, decenas de árboles caídos, 14 coches dañados por ramas y contenedores, y 40 salidas por saneado de fachadas, tejados y vallas de obra sueltas. El hecho más destacado, fue la caída de un árbol a las 22:25 horas de ayer domingo, en la avenida del Zadorra, que impactó sobre un vehículo en marcha. Afortunadamente, el conductor, de 44 años, resultó herido leve mientras que el coche sufrió la rotura de la luna delantera. Otros cuatro vehículos, entre ellos una autocaravana, fueron desplazados también por el viento, quedando cruzados en medio de la calzada sin mayores consecuencias.

En Antezana de Foronda, las fuertes rachas de viento dificultaron las labores de extinción de una casa rural de tres pisos que se quemó entera, sin que se registraran daños personales. Los Bomberos de Vitoria intervinieron en el apagado de las llamas que se iniciaron poco antes de las 22:00 horas. Las labores de extinción se prolongaron hasta las 03:51 horas.

Los mayores efectos de la ciclogénesis explosiva -que provocó que se activase la alerta naranja en todo Euskadi- se hicieron esperar. El viento en la capital alavesa alcanzó las rachas más fuertes sobre las nueve de la noche con una velocidad máxima de 143,2 kilómetros por hora, según datos de Euskalmet. Una cifra alta, pero lejos de las rachas de 167 que se registraron en el Alto de Orduña.

El tráfico rodado, en plena operación retorno, se vio notablemente afectado por la tarde tras la caída de un árbol en la AP-68 a la altura de Zambrana. Dos carriles de la autopista en dirección a Zaragoza permanecieron cortados durante los veinte minutos que costó retirarlos de la vía. Sin embargo, las retenciones se prolongaron en ese punto al menos durante una hora y media. Al filo de las nueve y media de la noche, otro árbol alteró el tráfico de la A-624, a la altura de Zuia.

El regreso de los turistas alaveses que han aprovechado estos días para viajar al resto de Europa desde Foronda se vio trastocado por las inclemencias meteorológicas. El vuelo procedente de Colonia se canceló por el temporal en Alemania. Además, los charters de Berlín y Nápoles llegaron con retraso, ya que sus pilotos se vieron obligados a sobrevolar los alrededores del aeródromo vitoriano a la espera de que el viento les diese una tregua. Además, responsables de Loiu han confirmado la cancelación otros 16 vuelos.

Las rachas huracanadas, que se prolongaron en distintos municipios vascos hasta bien entrada la pasada madrugada, aconsejaron prudencia a la Agencia Vasca de Meteorología (Euskalmet). El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco mantiene activa para hoy la alerta naranja en todo el territorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos