Un vecino de Vitoria, condenado por maltratar a su mujer 35 años, evitará la cárcel si hace un curso en igualdad

Palacio de Justicia de Vitoria./Igor Aizpuru
Palacio de Justicia de Vitoria. / Igor Aizpuru

Podrá eludir la ejecución de la pena de 21 meses de prisión si no vuelve a delinquir en el plazo de tres años y participa en un programa formativo, entre otras condiciones

EFE

Un vecino de Vitoria, condenado a 21 meses de cárcel por maltratar a su mujer durante 35 años, podrá evitar la ejecución de esta pena si no vuelve a delinquir en el plazo de tres años y participa en un programa formativo en materia de igualdad de trato y no discriminación, entre otras condiciones.

La Fiscalía de Álava pedía para este hombre, que ya tiene otra sentencia firme por maltrato dictada en 2013, 5 años y 9 meses de cárcel por golpear, insultar y amenazar a su mujer desde el inicio de la relación en 1981 hasta su fin definitivo en 2016. Antes de celebrarse el juicio, el Ministerio Público y la letrada del acusado presentaron un escrito solicitando que se dictara una sentencia de conformidad en los términos que finalmente ha hecho el Juzgado de lo Penal número 2 de Vitoria.

Según se recoge en la sentencia, el acusado ha ejercido violencia física y psíquica habitual contra su mujer con la que contrajo matrimonio en 1981 y con la que tuvo dos hijos. Ese maltrato consistía en puñetazos por todo el cuerpo, golpes con objetos como un palo y una jarra, fuertes empujones y zarandeos, que a veces le ocasionaron lesiones de tipo traumático, que en general no precisaron asistencia médica.

El hombre fue condenado por sentencia firme en 2013 por un juzgado de Vitoria a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad. Tras esa condena cesó los malos tratos físicos, según se recoge en la nueva sentencia, pero persistieron los psicológicos y verbales, principalmente insultos y exigencias, que llegaba a hacer en presencia de su nieta de 4 años.

Finalmente el 11 de diciembre de 2016 durante una discusión en el domicilio familiar el hombre se puso cada vez más violento y empezó a golpear objetos y enseres hasta que en un momento dado levantó el brazo con el puño cerrado haciendo ademán de agredir a su mujer. Tuvo que intervenir la hija de ambos que logró inmovilizar a su padre y también intervino la Policía Local.

En la sentencia, se reconoce que algunos de estos hechos están relacionados con el consumo habitual y abusivo de alcohol y drogas, y con el trastorno de ansiedad generalizada y sintomatología depresiva que sufre el hombre, aunque se matiza que era consciente de sus actos. También indica que a consecuencia del maltrato, la mujer padece un trastorno adaptativo, se encuentra en seguimiento psicológico y en tratamiento médico psiquiátrico y farmacológico.

El juez decide condenar al hombre a 21 meses de prisión por un delito de maltrato habitual y acuerda suspender la ejecución de la pena por 3 años si cumple una serie de condiciones: que no delinca durante ese plazo; que participe en un programa formativo en materia de igualdad de trato y no discriminación; se someta a un tratamiento de deshabituación de sus adicciones y cumpla con la prohibición de comunicarse y aproximarse a su víctima a menos de 200 metros durante 3 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos