Urtaran sugiere que podría frenar la consulta sobre el tranvía «porque no tiene sentido»

Pasajeros en la parada de Angulema, desde donde está previsto prolongar la línea hasta el campus. /J. A.
Pasajeros en la parada de Angulema, desde donde está previsto prolongar la línea hasta el campus. / J. A.

El alcalde recuerda que recae en él «la potestad» de solicitar autorización» para el referéndum acordado por la oposición, que recurrirá ante los tribunales

JUAN CARLOS BERDONCES

El acuerdo alcanzado el lunes de la semana pasada por los cuatro grupos de la oposición para forzar la convocatoria de una consulta popular sobre el tranvía y que sean los vecinos de Vitoria quienes decidan sobre la conveniencia, o no, de ampliar el recorrido del metro ligero al Sur -a Adurza y al campus de la UPV- aún le duele a Gorka Urtaran. «Lo que aprobaron PP y EH Bildu -centró su crítica en ambos grupos dejando al margen a Podemos e Irabazi- es poner palos en la rueda a proyectos que buscan el desarrollo de la ciudad», lamentó el alcalde.

A su juicio este referéndum que promueven 18 de los 27 concejales -todos salvo los del gobierno PNV-PSE- «no tiene sentido» y los nueve integrantes del Ejecutivo que él lidera van a presentar «un recurso contencioso-administrativo contra ese acuerdo que excede de la competencia municipal». Tienen para ello dos meses de plazo, desde la fecha en la que se tomó el acuerdo de pleno, el pasado 23 de octubre. «No agotaremos los plazos», apuntó.

Y con la misma vehemencia, en al menos dos ocasiones, se manifestó Urtaran para dejar bien claro que es «potestad del alcalde solicitar el permiso y la autorización» para convocar la consulta. De esta manera quiso sugerir, durante la rueda de prensa habitual que ofrece los viernes, que él puede paralizar este referéndum. En este sentido, recordó que «el alcalde podrá» resolver sobre la convocatoria -previo acuerdo por mayoría absoluta del pleno y autorización del Gobierno central-, tal y como recoge el artículo 24 del Reglamento Orgánico de Consultas Ciudadanas del Ayuntamiento. Y su intención es, de momento, «no atender ninguna resolución».

El tranvía, prosiguió el dirigente jeltzale, es competencia del Gobierno vasco y el acuerdo de la oposición «incumple los artículos 3 y 5» del citado reglamento, porque «excedería las consultas municipales». PP y EH Bildu «se han equivocado gravemente» y también les acusó de «utilizar la consulta popular como elemento dilatorio», en este caso para el proyecto del tranvía.

Urtaran está convencido de que las obras, ya adjudicadas a una unión temporal de empresas, «van a seguir adelante», pero si finalmente una sentencia le obliga a convocar la consulta y los trabajos han de detenerse «el Ayuntamiento debería asumir la indemnización a las empresas», dijo. En tal caso, apuntó, la responsabilidad sería de PP y EH Bildu «que han unido sus votos para ir en contra de Vitoria», cuando los populares «no aceptan consultas en otros lugares y aquí la promueven» y cuando la coalición abertzale «está a favor de ampliar el tranvía. Pero les ha salido el tiro por la culata».

Soterrar el tráfico en América Latina «es una prioridad»

El soterramiento del tráfico en América Latina es «una prioridad» para el alcalde y en este sentido anunció que han encargado al Centro de Estudios Ambientales (CEA), dentro del nuevo plan de movilidad previsto para Vitoria, que uno de los primeros trabajos de ese documento sea la elaboración de un informe para la «modelización» del tráfico en esa glorieta situada en la confluencia de las calles Bulevar de Euskal Herria, Juan de Garay, Portal de Foronda y Honduras.

El Gabinete Urtaran quiere conocer con este estudio cuántos vehículos transitan por esa zona, las horas de mayor tráfico y otra serie de detalles en busca de encontrar la mejor alternartiva. El regidor jeltzale también planteó que «debemos tener en cuenta que se puede ver afectada la rotonda de Duque de Wellington» con lo que apuesta por «buscar la mejor solución para el eje Este-Oeste de Vitoria, tanto por la entrada Norte (rotonda de América Latina) como la Sur (en alusión a la rotonda de Esmaltaciones)».

El futuro Bus Eléctrico Inteligente (BEI), además, también pasará por América Latina y al igual que el tranvía tendrá prioridad semafórica, lo que estrangulará un poco más ese nudo circulatorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos