Urtaran ve la prórroga del presupuesto como única salida al bloqueo del PP y EH Bildu

Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria, en su despacho./Rafa Gutiérrez
Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria, en su despacho. / Rafa Gutiérrez

El alcalde de Vitoria descarta convocar una nueva cuestión de confianza, como hizo el pasado febrero, ya que los principales proyectos están asegurados

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Ni cuestión de confianza, ni retirada de los presupuestos. El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha anunciado este viernes que contempla la prórroga presupuestaria como única salida si antes del pleno monográfico sobre este asunto -que se celebrará el próximo día 22- no consigue que el PP o EH Bildu apoyen su proyecto, algo poco probable. Como ya había publicado EL CORREO, el regidor ha considerado que la financiación de sus principales proyectos de cara al próximo año está asegurada. «Con esta prórroga podemos tirar hacia adelante. Nos permite desarrollar los proyectos estratégicos», ha subrayado en rueda de prensa, al tiempo que ha destacado cómo el Ayuntamiento de Vitoria ha tenido la capacidad de funcionar a lo largo de la historia pese a que no ha renovado sus cuentas todos los ejercicios. «Recuerden que Azkuna no pudo sacar adelante ningún presupuesto durante su primera legislatura en el poder», ha apostillado.

El dirigente del PNV ha insistido en que hasta el último minuto momento mantendrá su puerta abierta para llegar a un acuerdo. «Hasta el 22 hay juego y estamos dispuestos a pactar, pero esto es cuestión de dos partes y si una no quiere es imposible. En Vitoria, EH Bildu no quiere acordar con nosotros», ha criticado Urtaran evidenciando su ‘divorcio político’ con el grupo liderado por Miren Larrion; que en junio de 2015 le aupó al poder junto a Podemos e Irabazi. Es más, el alcalde de Vitoria ha asegurado que la coalición abertzale se dedica a «poner palos en las ruedas en cualquier avance de Vitoria» con su negativa a acercar posturas. «Están haciendo la política del PP del no porque no».

Más información

El acercamiento que hubo entre los jeltzales y los populares en octubre al pactar los impuestos, tasas y precios públicos de la capital alavesa fue un simple espejismo. Urtaran ha vuelto a cargar con dureza contra Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, por haber excluido al Consistorio vitoriano en las negociaciones sobre el pacto presupuestario que sí ha existido a nivel autonómico y foral. «Él, que ha sido alcalde de esta ciudad durante ocho años, antepone sus intereses partidistas a los de la ciudad», ha lamentado.

Margen de maniobra

El alcalde ha justificado que la cuestión de confianza fue una «medida extrema» que tuvo que emplear de cara al presupuesto en vigor porque «dificultaba la ejecución de los proyectos de ciudad». Por eso, el dirigente nacionalista ha tratado de sacar pecho con una veintena de obras que se han realizado o se han iniciado en los últimos meses. Entre ellas, se incluye la reforma de la plaza de Santa Bárbara, la calle Beato Tomás de Zumárraga o el parking en silo del barrio de Arana, pero también las tres reformas que se han adjudicado en la Junta de Gobierno Local: en la calle Cauce de los Molinos, una zona de 'parkour' en Lakuabizkarra y la incorporación del Alto de las Neveras en el Anillo Verde.

Pero en 2017, Urtaran considera que tiene un mayor margen de maniobra para poder realizar modificaciones presupuestarias que garanticen la financiación de proyectos como la ampliación del tranvía al sur de Vitoria y la implantación del ‘bus exprés’, más aún cuando cuenta con 16,2 millones de euros más que hace doce meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos