Urtaran mantendrá el giro a la izquierda en la calle Honduras tras las críticas vecinales

Varios coches giran a la izquierda en la calle Honduras a la altura de la plaza de la Constitución.
Varios coches giran a la izquierda en la calle Honduras a la altura de la plaza de la Constitución. / B. CASTILLO

Acepta incluir cambios en el proyecto de la plaza de la Constitución, pero recalca que no deben suponer modificaciones estructurales del proyecto votado por los ciudadanos

A. CARAZO VITORIA.

Los vecinos del barrio de El Pilar y Coronación podrán girar hacia la izquierda en la calle Honduras. El Gabinete Urtaran ha decidido dar marcha atrás y no anulará el desvío situado a la altura de la plaza de la Constitución que cada día utilizan cientos de personas procedentes del Norte de la ciudad. Así intentan dar respuesta a las múltiples quejas que ha recibido esta medida -forma parte del plan que incluye un bidegorri entre el conservatorio Jesús Guridi y la rotonda de América Latina- por parte de comerciantes y asociaciones de la zona. «Esta modificación no condiciona en absoluto la obra. No obstante, si en el futuro se ve necesario cualquier tipo de intervención, ya se analizaría», admitió el alcalde.

Los técnicos del Ayuntamiento habían propuesto el bloqueo del giro hacia la calle Cofradía de Arriaga para evitar el «tapón» que, en ocasiones, se forma frente a las torres de Gazalbide al acumularse coches que pretenden torcer. Sobre el papel, el objetivo era conseguir un tráfico más fluido. Pero los vecinos empezaron a temblar en cuanto descubrieron que tendrían que cambiar su ruta cotidiana y salir por la siguiente salida de América Latina, Juan de Garay.

El alcalde también contempló la posibilidad de que se incorporen modificaciones en la reforma de la plaza de la Constitución -que ya está en proceso de licitación-, aunque frenó las aspiraciones de algunos colectivos que incluso reclamaban la construcción de un parking subterráneo. «Puedo entender las quejas, aunque ellos tienen que comprender que este proyecto se incluye dentro de un proceso de presupuestos participativos y fue votado por una mayoría. Es una propuesta presentada por los propios vecinos y validada por los técnicos del Ayuntamiento. Entiendo que pueda haber mayores aspiraciones y una mayor intervención en la reforma», señaló Urtaran.

Cabe la posibilidad de que su gobierno atienda algunas de sus cuestiones -apuntó el regidor- como «la transformación de los columpios en un circuito biosaludable o una solución intermedia porque no afecta el desarrollo estructural del proyecto». Sin embargo, descartó otras propuestas que «multiplican por diez el presupuesto de la obra original».

Fotos

Vídeos