Urtaran: «Haremos todo lo necesario para que no haya huelga de basuras»

Una protesta de la plantilla del servicio de limpieza. /Jesús Andrade
Una protesta de la plantilla del servicio de limpieza. / Jesús Andrade

El alcalde espera que los «contactos» iniciados por su equipo con FCC sirvan para evitar los paros, previstos entre los días 20 y 26 de este mes

Iosu Cueto
IOSU CUETO

«Me voy a dejar la piel para evitarlo». El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, aseguró ayer que la ciudad «no debe ser la pagana» del conflicto laboral que enfrenta a la contrata de limpieza, formada por FCC y GMSM Medioambiente, con los cerca de 500 trabajadores que prestan el servicio. Consciente de que el comité de empresa ha convocado entre los días 20 y 26 la primera huelga de basuras en 26 años -que afectará de lleno al Azkena Rock y a las fiestas de San Juan-, el regidor jeltzale aseguró que «haremos todo lo que sea necesario para evitarla, evidentemente dentro de la legalidad. Y haremos lo suficiente para que no se lleve a cabo».

Urtaran recordó que «no es la primera vez» que su Gobierno está ante un aviso de huelga, en relación a que el verano pasado ya vivió la misma situación. En ese caso, la negociación con FCC logró salvar los paros tras la revocación de 8 despidos. De nuevo, su equipo ha vuelto a mantener «contactos» para evitar «algo que no se puede tolerar, porque Vitoria no tiene la culpa de las tensiones que genera este contrato».

Por otro lado, el Gobierno municipal se refirió al informe de la secretaria general de pleno, adelantado por este periódico, en el que la funcionaria analizaba la posibilidad de que el Ayuntamiento gestionara el servicio de limpieza a través de una sociedad mercantil similar a Amvisa, Tuvisa o Ensanche 21.

«Habría proceso selectivo»

La secretaria indicaba que si se rescindiera el contrato con FCC, la mercantil municipal «se subrogaría en la posición de empleador» y los trabajadores «mantendrían sus condiciones». Los fijos «seguirían siéndolo» y no se convertirían «en indefinidos no fijos». A juicio de EH Bildu, que pidió el informe y que junto a Podemos e Irabazi exigirá de nuevo el lunes la gestión directa del servicio en el Grupo de Residuos, esto permitiría esquivar una OPE. Pero portavoces del PNV lo negaron. «En ese caso también habría que hacer un proceso selectivo con el consiguiente riesgo de despidos. Por eso lo rechazamos», advirtieron.

El alcalde evitó entrar en las interpretaciones del informe -que en ningún caso plantea convertir a los trabajadores de FCC en funcionarios- y dijo que «nunca defenderá las puertas traseras de entrada a la Administración».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos