Urtaran critica el «desconocimiento sideral» de Comerón sobre el soterramiento del tren

La portavoz del PP, Leticia Comerón, y el alcalde, Gorka Urtaran, en un pleno. /Rafa Gutiérrez
La portavoz del PP, Leticia Comerón, y el alcalde, Gorka Urtaran, en un pleno. / Rafa Gutiérrez

El alcalde explota contra la portavoz del PP, a la que acusa de anunciar una reunión con el ministro «para sacarse la foto» cuando «no sabe por dónde le da el aire»

IOSU CUETO

«No sólo es un problema de actitud, veo que también es un problema de aptitud. Cada vez que habla muestra un desconocimiento absoluto de los temas municipales. No sabe por dónde le da el aire». El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, explotó ayer contra la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Leticia Comerón, después de que este periódico anunciara el sábado que la edil se reunirá a finales de este mes en Madrid con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para revisar el estado del proyecto de soterramiento del tren a su paso por la capital alavesa. Comerón ha decidido dar el paso tras denunciar la «falta de iniciativa» del Gobierno PNV-PSE, que a su juicio debería ponerse a trabajar «ya» en el diseño de las viviendas, equipamientos, parques o plazas que se podrían construir en el futuro corredor liberado en superficie. Algo que, según dijo, ya está haciendo por su cuenta el equipo de Comerón. Y esta ha sido la gota que ha colmado el vaso de los jeltzales. «A mí me parece bien que una compañera de la Corporación hable con el ministro y quiera sacarse una foto, pero que eso no lo utilice para intentar criticar al Gobierno municipal», soltó Urtaran.

En un gesto inusual, el alcalde puso la directa para demostrar que las acusaciones de Comerón han calado hondo en su Gobierno. Para empezar, valoró que «cada vez que tendemos la mano a la portavoz popular, ella no demuestra más que una actitud negativa y destructiva. Creo que el PP en Vitoria está desnortado». Urtaran subrayó que Comerón «ha demostrado siempre una relación política en términos de confrontación y de conflicto, siempre con un tono faltón y en muchas ocasiones faltando al respeto».

«Que esté callada»

Profundizando en el proyecto del soterramiento, el líder jeltzale recordó que durante la pasada legislatura el Gobierno municipal del PP «se conformó» con una estación en superficie «y una pequeña mejora con dos tejavanas en la calle Dato». Pero todo ese plan, prosiguió, se ha convertido ahora «en 3 kilómetros soterrados y una estación bajo tierra con un doble acceso, uno por Dato y otra por la plaza del Renacimiento». Todo ello gracias al trabajo conjunto de los gobiernos central y vasco y del Ayuntamiento. «No voy a ser tan ingenuo de arrogarme el mérito», indicó. Por eso, Urtaran torció el gesto al tener que valorar las palabras de Comerón, pieza clave del equipo de Javier Maroto durante el anterior mandato. «Quiero ser respetuoso, pero lo mejor que puede hacer es estar callada».

El regidor también fue contundente al valorar la urgencia de diseñar el futuro corredor liberado. Ese debate, zanjó, «no procede ahora», porque hay que esperar «a diciembre» a que el Gobierno central tenga el estudio informativo que revelará por dónde se excavan las galerías. Urtaran recordó que hay dos alternativas: la que apuesta por meter los trenes por el trazado actual -lo que «limita mucho el uso del terreno superior porque no permite que haya grandes pesos encima»- y la que discurre por debajo de Manuel Iradier. «Comerón habla de ‘inacción’, pero su desconocimiento es sideral. No sólo porque no sabe cuál de las soluciones se va a adoptar, sino porque quien analiza las dos alternativas son Fomento y Adif. Si hay algún retraso es imputable al Gobierno del PP en Madrid», dijo.

El cruce de reproches entre la portavoz popular y el mandatario del PNV contrasta con lo que parecía un cierto deshielo en sus relaciones, arrastradas tardíamente por la sintonía de sus partidos -al menos hasta que estalló el conflicto catalán- en el Parlamento vasco y en Madrid. De hecho, PNV y PP pactaron a principios de septiembre la tabla fiscal para el próximo año en Vitoria, un acuerdo que parecía confirmar el regreso a la cordialidad entre los dos grupos políticos y hacía albergar expectativas de que ambas formaciones pactaran igualmente el presupuesto local de 2018. Pero la nueva polémica enfría la posibilidad. De hecho, Urtaran fue claro. Si hubo pacto fiscal en septiembre fue, sencillamente, porque Comerón «estaba de vacaciones».

Fotos

Vídeos