Urtaran amenaza con «medidas contundentes» contra la Policía Local si continúa con la huelga

Un agente de la Policía Local pone una multa a un coche mal aparcado en Vitoria./Igor Aizpuru
Un agente de la Policía Local pone una multa a un coche mal aparcado en Vitoria. / Igor Aizpuru

El alcalde de Vitoria lanza un ultimátum al comité de empresa y acusa a parte de los sindicatos de tener exigencias «ilegales y fuera del sentido común»

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Ultimátum a los sindicatos de la Policía Local. La paciencia del Gobierno municipal se ha agotado y por eso ha puesto de plazo hasta el próximo miércoles para que el comité de empresa ponga fin al conflicto laboral que se extiende desde el 31 de octubre en Vitoria. Tras meses de campaña masiva de multas, la gota que definitivamente ha colmado el vaso ha sido el chaparrón de bajas solicitadas el sábado por los agentes que dejaron en cuadro la plantilla y con tan sólo 14 efectivos para cubrir el masivo desfile de Carnaval, por lo que se dejaron desatendidos otros sucesos en la ciudad. Si para dentro de seis días no se ha vuelto a la normalidad esta situación, el alcalde amenaza a la plantilla con tomar «medidas contundentes».

Y es que los expedientes abiertos a seis agentes de la Guardia urbana continúan en ‘stand by’. A mediados de noviembre se anunció esta medida por parte de Gorka Urtaran y, desde entonces, no ha habido novedades al respecto porque -según fuentes oficiales- «siguen en fase de estudio». Así, estos funcionarios se enfrentarían a una suspensión de empleo y sueldo, que puede ir desde los dos días hasta los cuatro años. Una vez que el diálogo entre el Ayuntamiento de la capital alavesa y los sindicatos policiales se encauzó en diciembre, las amenazas del regidor pasaron a un plano secundario y ni siquiera se retomó esta medida disciplinaria cuando la plantilla votó en contra del acuerdo que había alcanzado el comité de empresa con el equipo de gobierno a finales de diciembre. Ahora, sin embargo, las posturas del Gobierno municipal y las centrales parecen más alejadas que nunca.

Más información

Pese a la tensión y este último arrebato del alcalde, las negociaciones siguen abiertas entre los responsables consistoriales y el comité de empresa. La propuesta que finalmente podría desatascar esta complicada situación es un plus por productividad o, lo que es lo mismo, un extra para los agentes por no cogerse bajas. Una medida similar a la que ya se está implantando en muchas empresas privadas y otros organismos de seguridad.

«No pueden ser paganos»

Tras delegar el peso de las negociaciones en el coordinador general del área de económica y de función pública, el jeltzale Iñaki Gurtubay, y el concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Carlos Zapatero, el alcalde ha recuperado este jueves el discurso crítico contra el comité de empresa de la Policía. En su opinión, «algunos sindicatos, no todos, han elevado sus exigencias» con algunas propuestas «desproporcionadas, ilegales y fuera del sentido común». Un dardo envenenado que tenía al Sipla como evidente destinatario. «Si no hay acuerdo de aquí al miércoles, que será cuando nos juntemos con la oposición, tomaremos medidas. La ciudadanía no puede seguir siendo pagana de una apuesta que ha hecho un sindicato en concreto utilizando la huelga de celo como una forma de presionar al equipo de gobierno», incidió Urtaran a diversos medios.

Sipla (central mayoritaria en el cuerpo municipal) ha trasladado esas palabras del alcalde a sus abogados, lo que tensará más las relaciones. «Informamos que estas declaraciones las hemos puesto en manos de nuestros servicios jurídicos, si no se ha llegado a acuerdo habrá que preguntarse el motivo real», lanzaron sus portavoces en las redes sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos