Ultras del Spartak alojados en Vitoria provocan incidentes en el Casco Viejo

La Policía ha tomado el Casco Viejo de Vitoria por los incidentes con hinchas del Spartak de Moscú./Rafa Gutiérrez
La Policía ha tomado el Casco Viejo de Vitoria por los incidentes con hinchas del Spartak de Moscú. / Rafa Gutiérrez

Policías locales han tomado la calle Cuchillería tras el ataque de hinchas rusos al dependiente de una tienda

David González
DAVID GONZÁLEZ

La calle Cuchillería se ha convertido en la noche de este lunes en una olla a presión. Ultras del Spartak de Moscú, club que el jueves disputa una eliminatoria de la Europa League al Athletic de Bilbao, alojados en Vitoria desde este lunes protagonizaron un incidente con el dependiente de un local de aficionados del Deportivo Alavés. Ocurrió hacia las 19.30 horas. Desde ese momento, un fuerte despliegue policial evitó males mayores en la calle del Casco Viejo vitoriano.

El incidente con los violentos hinchas rusos, que tienen en guardia a la Ertzaintza sobre todo en Bilbao, han activado las alarmas también en Vitoria desde este lunes. En un primer momento, a última hora de la tarde, la Policía Local de la capital alavesa tuvo una llamada en la que se alertaba de una «pelea» en la calle. El comunicante informó de que podía tratarse de un grupo de rusos, lo que sorprendió a los efectivos policiales, toda vez que el partido contra el Athletic se disputará el jueves.

Al llegar al lugar encontraron a un joven vitoriano con lesiones en la cara, sobre todo a la altura de un ojo. No quiso denunciar y optó por marcharse a Urgencias. Allí le tuvieron que dar varios puntos de sutura, según algunas fuentes. El incidente pudo originarse después de que los aficionados rusos pusieran unas pegatinas sobre otras del Alavés e el exterior del local. Cuando el empleado les llamó la atención, estos presuntamente le atacaron.

Se trataba de hinchas radicales del Spartak de Moscú, club tristemente conocido por la virulencia con que se emplea una parte de su afición de ideología de ultraderecha. De hecho, el partido del jueves está declarado de alto riesgo ya que se espera la llegada de alrededor de 1.500 seguidores, de los que al menos 500 carecerían de entrada.

La Policía sigue en guardia en Vitoria dado que intuyen que alrededor de «unos 250» podrían haber reservado habitaciones en hostales o albergues de la capital alavesa. También se les ha detectado en otras ciudades próximas a Bilbao.

Línea defensiva

Sobre las 21.30 horas, la Policía Local recibió una nueva alerta. Medio centenar de encapuchados comenzaba a concentrarse cerca del lugar de los hechos con la aparente intención de localizar a los hinchas rusos que habían causado lesiones al joven alavés. Las alarmas saltaron en los cuerpos policiales para evitar una batalla campal. Todo el turno disponible de la Policía Local se desplegó en la zona. Cortaron la calle Cuchillería a la altura del cantón de San Marcos. La línea de agentes impidió que los encapuchados se acercaran al establecimiento donde se supone que se alojan. Estos, al final optaron por marcharse. Tanto este martes como el miércoles, con la llegada de nuevos hinchas rusos, «podría haber nuevos incidentes», temen en voz alta medios policiales.

Las claves

El detonante
Los seguidores pusieron unas pegatinas en el local, al ser recriminados atacaron al empleado
La consecuencia
Un grupo de encapuchados trató de encontrar y atacar a los supuestos agresores

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos