Las últimas fotos de Borja Lázaro

Borja Lázaro pudo fotografiar a indígenas en una ceremonia de los huesos. /
Borja Lázaro pudo fotografiar a indígenas en una ceremonia de los huesos.

Una exposición rescata las últimas imágenes que compartió el fotoperiodista alavés antes de desaparecer en 2014 en Colombia

LAURA ALZOLA

Son las miradas de las últimas personas a las que Borja Lázaro fijó su objetivo a la cara antes de desaparecer. Rostros de colombianos y colombianas, de origen indígena, en diferentes momentos de sus vidas. En particular, mujeres de diferentes generaciones, con hijos o nietos en brazos, y el gesto desafiante. Ayer se inauguró en Montehermoso la exposición fotográfica que recoge las últimas imágenes que el joven vitoriano tomó a finales del año 2013, en el viaje durante el que se le perdió la pista en enero del año siguiente. Con la cámara y el ordenador que portaba también en paradero desconocido, las fotografías han tenido que ser «rescatadas». Es decir, recuperadas de las redes sociales donde las compartía y de la 'nube'.

La imposibilidad de acceder a los originales no ha sido impedimento para que la muestra del trabajo del fotoperiodista sea de gran calidad. El color sepia de las mismas no esconde, eso sí, la marca de agua con la que Lázaro protegía sus retratos. Su madre, Ana Herrero, recordaba en la presentación de la muestra, el pasado martes, que «el desenfoque» de algunas de las instantáneas sólo se debía a que son copias. Aún así, Herrero aseguraba que la exposición, que podrá verse hasta el próximo 27 de mayo, sería algo que su hijo habría deseado. «Y ojalá algún día pueda organizarla él mismo», añadía.

La exposición

Dónde.
Centro Montehermoso de Vitoria.
Cuándo.
Del 18 al 27 de mayo.

La mayor parte de las fotografías expuestas en lo más alto de la colina vitoriana corresponden a la Fiesta de los Huesos, una tradición de la comunidad indígena. Sus miembros, que raramente permiten que nadie ajeno comparta esa celebración con ellos, aceptaron ser retratados por la cámara de Borja, quien se describía a sí mismo como un «eterno nómada en busca de la humanidad».

Complementando la exposición de Lázaro, enmarcada en el sexto encuentro técnico sobre personas desaparecidas que se celebra durante el mes de mayo en distintas localidades de Euskadi, se encuentra desde ayer en la misma sala la exhibición del sociólogo y fotoperiodista catalán Rafael Reina. A modo de contexto para el caso del vitoriano, pero también para ampliar la mirada a todas las familias que sufren con la repentina ausencia de sus seres queridos.

Las fotografías que lo componen muestran a familiares junto a sillas vacías, a padres mirando emocionados el cartel que anuncia la desaparición de su hija o a madres ojeando álbumes de fotos. Paralelamente al trabajo visual, el autor realizó un estudio sociológico para cuantificar el número real de personas desaparecidas en territorio español, una cifra difícil de precisar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos