La «última oportunidad» para los mastines de Aberasturi

Lugar de Aberasturi donde aparecieron los mastines. /Rafa Gutiérrez
Lugar de Aberasturi donde aparecieron los mastines. / Rafa Gutiérrez

Los perros protagonistas de varios ataques han vuelto al pueblo, ya que estaban en el centro de protección animal hasta que sus dueños reforzasen el vallado de la finca

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Los dos mastines que mantienen aterrorizado a los vecinos de Aberasturi han vuelto a su casa. La Policía Local los había trasladado al centro de protección animal tras protagonizar varios ataques. Y es que los perros conseguían salir de la finca –sin excesivos problemas– par atacar a otros canes e incluso a personas. De hecho, el pasado verano mataron a mordicos a un bichón maltés (una raza de tamaño pequeño y habitualmente de carácter pacífico) que paseaba junto a una niña de cuatro años. El Ayuntamiento de Vitoria, harto de las continuas denuncias y de cómo sus dueños no les hacían caso, retiró a sus dueños la custodia de los mastines en noviembre.

Una vez que los dueños han completado una serie de obras para impedir que los perros campen a sus anchas y no se escapen de nuevo, según ha indicado el concejal delegado de Salud Pública, el socialista Peio López de Munain. En estos dos meses, los propietarios se han responsabilizado de acudir al centro para alimentarles. Pero esta es la «última oportunidad» que les queda a sus propietarios porque si vuelven a protagonizar un nuevo incidente serán trasladados de manera definitiva al centro de Armentia.

Los antecedentes

El martes, los vecinos de Aberasturi declararon a este periódico que su reaparición les provoca «un sentimiento de terror» por la «situación de riesgo más que probado que supone su presencia». «Para los ciudadanos de a pie es imposible entender cómo la normativa puede permitir que se exponga a esta comunidad y a todos los ciudadanos de Vitoria que pasean por la vía verde a este grave riesgo con tantos ataques graves ocurridos. Hay normas que la razón no entiende», subrayaron.

Por otra parte, López de Munain anunció que se está trabajando en la redacción de un convenio con la Diputación de Álava para fijar las aportaciones necesarias para la viabilidad del centro de Armentia. Además, el también teniente de alcalde ha calculado que la futura reforma que necesita la perrera costará alrededor de 800.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos