El HUA Txagorritxu minimiza las molestias de sus obras con ingeniería de vanguardia

La hidrofresadora gigante ha llegado por piezas y se montará en los próximos días. /Blanca Castillo
La hidrofresadora gigante ha llegado por piezas y se montará en los próximos días. / Blanca Castillo

Han llegado las piezas de una colosal hidrofresadora que va a horadar la roca mediante rozamiento

Rosa Cancho
ROSA CANCHO

Los amantes de las grandes obras de ingeniería civil están de enhorabuena. Está a punto de montarse en Vitoria la máquina por la que va a haber codazos entre los jubilados por un buen puesto detrás de la valla. Ha llegado al HUA Txagorritxu una de las pocas hidrofresadoras gigantes que hay en el país. Su misión será la de levantar las pantallas o muros de contención necesarios para empezar a poner los cimientos del que será el nuevo edificio de servicios centrales en el hueco que ha dejado libre la demolición de la vieja rehabilitación. Según explica el director económico financiero de la OSI Araba, Fernando Encinar, el coloso va a perforar roca.

Y es que el suelo en la zona es muy duro y utilizar la maquinaria convencional ocasionaría vibraciones y ruidos no recomendables junto a un hospital, el mayor de toda Álava, en activo. Así que para minimizar molestias se va a contar con este coloso, utilizados en obras de soterramiento ferroviario, que ha llegado a la ciudad en transporte especial. Según detalla Encinar, se montará en estos días de manera que para el 2 de noviembre empiece su misión y antes de un mes estén ya listas las zanjas. «Tanto la demolición como las obras van muy bien, estamos muy satisfechos sobre cómo van los trabajos».

Si se cumplen los plazos, el HUA Txagorritxu estrenará en tres años su nuevo edificio de servicios centrales, con nuevas urgencias, modernas UCIs y 21 nuevos quirófanos. Costará 50 millones de euros. Tecsa, conocida por sus trabajos en los tramos alaveses del tren de alta velocidad o por la obra del centro cívico Hegoalde, es la empresa adjudicataria. Forma UTE con Altuna y Uria, Murias y Olabarri para esta ocasión.

Más espacio de urgencias

El nuevo edificio que dará servicio a los pacientes alaveses ha sido diseñado para que haya más espacio en las urgencias, tanto de adultos como de niños, para que éstas estén junto a las unidades de cuidados intensivos y con el fin de que el bloque quirúrgico funcione mejor para reducir listas de espera. Tecsa y sus aliados se han comprometido a tener levantado en 30 meses este inmueble acristalado de seis plantas y 25.000 metros cuadrados que se ubicará en el ala sur.

A cota cero (sobre plano se denomina nivel menos uno), se ubicarán las nuevas urgencias tanto de adultos como pediátricas. También estará la nueva unidad de cuidados intensivos (UCI) con 31 camas y otra de cuidados intermedios con otras 18 plazas. La primera planta es la que se ha reservado para el bloque materno infantil. Con siete salas de dilatación y paritorios, bañera para ayudar a llevar las contracciones, dos quirófanos para partos complejos, unidad de neonatos, cuatro camas para críticos y la demandada UCI Pediátrica. En la segunda planta estará todo el nuevo bloque quirúrgico y una amplia unidad de recuperación anestésica con 41 camas. Arriba, en la tercera, las instalaciones y la central de proceso de datos. Y en el sótano (nivel menos dos), las cocinas, lencería, almacenes y central de lavado.

Fotos

Vídeos