El Tribunal Superior vasco considera improcedente un despido en Mercedes

Línea de montaje de la planta de Mercedes Benz en Vitoria./Blanca Castillo
Línea de montaje de la planta de Mercedes Benz en Vitoria. / Blanca Castillo

ELA destaca que esta sentencia «avala que la política de contratación» en la empresa automovilística «es fraudulenta»

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha ratificado en su integridad una sentencia del juzgado de lo Social de Vitoria que declaraba improcedente el despido de un trabajador de la planta de Mercedes Benz en la capital alavesa que firmó dos contratos eventuales con la compañía automovilística. La causa de la temporalidad del primero, recoge el auto al que ha tenido acceso EL CORREO, era la «producción en serie de las variantes del VS20 -los nuevos modelos Clase V y Vito- con el consecuente incremento de las capacidades adicionales requeridas en planta». Respecto a este primer contrato, de 11 meses entre junio de 2015 y mayo de 2016, «no se acierta a comprender qué concreta acumulación de tareas se estaba produciendo en ese tiempo», dice el escrito judicial, y argumenta que fue «fraudulento y, en los términos del artículo 15.3 del Estatuto de los Trabajadores, debe considerarse indefinido».

El segundo contrato lo firmó el trabajador al día siguiente de finalizar el primero, el 1 de junio de 2016 -estuvo hasta mayo de 2017-, por la «acumulación de tareas en la empresa tras el cambio en el calendario de trabajo previsto para 2016». La extinción de este contrato, que según la sentencia se había pactado «sin solución de continuidad» y debía considerarse asimismo indefinido -como el primero- y no eventual, es «un despido improcedente».

El auto emitido hace unos días por la Sala de lo Social del TSJPV no es firme y cabe la interposición de un recurso de casación. Eso sí, en el fallo también se condena a Mercedes a las costas, incluyendo también los honorarios del abogado de la trabajadora afectada; en total, 1.000 euros.

El sindicato ELA considera que esta sentencia «avala lo que veníamos defendiendo desde hace unos años, que la política de contratación en Mercedes es fraudulenta». Y en su crítica arremetía no sólo contra la empresa, sino también contra «algunos sindicatos, las instituciones y la clase política», que «siguen mirando para otro lado cuando Mercedes se salta la ley».

La central sindical abertzale considera «lamentable» que en la situación actual que vive la planta, de récord de producción de vehículos, «se mantenga esta política de contratación -de encadenar temporalidades- en perjuicio de un colectivo, el eventual, ya castigado notablemente con la merma de sus derechos en los últimos convenios». Contar con un 20% de trabajadores eventuales, dentro de una plantilla total que supera ya de largo los 5.000 efectivos, es «estar en fraude de ley», sostienen sus representantes, aunque así se recoge en el documento suscrito entre la dirección de Mercedes-Vitoria y los sindicatos UGT, Ekintza, PIM y CC OO y que hizo posible la conversión en indefinidos de 1.350 contratos temporales el año pasado.

A esta sentencia de despido improcedente habrá que sumar «tres nuevas», según ELA, de diferentes juzgados de Vitoria «que fallan a favor de las personas demandantes y que también entiende que sus contratos no se ajustaban a lo que establece la ley».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos