Cinco crías de la amenazada águila Bonelli para repoblar la Montaña Alavesa

Tres de los polluelos de águila Bonelli que han sido puestos en libertad en la Montaña Alavesa. / EC

La Diputación ha liberado este jueves cinco nuevos ejemplares de esta especie en peligro que es prioritaria en Europa

SERGIO CARRACEDO

Cinco nuevas crías de águila Bonelli han desplegado este jueves sus alas por encima de la Montaña Alavesa. El primer vuelo de estos cinco ejemplares en el cielo de Álava forma parte del proyecto europeo Life Bonelli que pretende reforzar la población de este animal cuyo censo se ha reducido de forma considerable en los últimos años. «En algo menos de tres generaciones su declive ha superado el 75%», especifican desde la institución foral.

Por ello, en los últimos cuatro años, entre 2014 y 2017, dentro de este programa la Diputación ha soltado 8 ejemplares en Álava, todos equipados con sistemas de transmisión para seguir sus vuelos. De ellos, seis han muerto a causa de «su principal amenaza», la electrocución, que ha acabado con el 50% de ellos mientras que el resto ha muerto «por otras causas». La recuperación del águila azor perdicera, como también es conocida, es «prioritaria» en Europa, pero encuentra en los tendidos eléctricos, en el deterioro de sus hábitats y en la persecución directa por parte del ser humano a sus principales enemigos.

«Estamos trabajando intensamente para mejorar el estado de esta especie amenazada e intentar llegar a los censos de hace cuatro décadas, en los que llegó a haber al menos cinco territorios ocupados por águila Bonelli en Álava», explicó el diputado de Medio Ambiente, Josean Galera. El 80% de su población mundial se halla en la Península Ibérica con una presencia estable en el Sur, sobre todo en Andalucía, y con el reto de conservarla en otros rincones.

Precisamente, de nidos naturales de Andalucía proceden dos de los animales que han recuperado la libertad en Álava este jueves. Los otros tres han sido criados en cautividad en Francia. También se ha soltado una hembra juvenil (Iber), rehabilitada en Mártioda, que sufrió un accidente el año pasado.

Álava, clave

Álava es un territorio clave en la conservación de la especie. Aquí vive la única pareja reproductora del País Vasco, aunque se mueve por amplio territorio que también abarca Burgos y La Rioja. Además, otros ejemplares puestos en libertad en Navarra hacen incursiones habituales en Montaña Alavesa, en la Rioja Alavesa y en Ribera Baja.

Grefa

Los cinco polluelos que han sido puestos en libertad en la Montaña Alavesa forman parte de una treintena que están siendo introducidos en varias zonas de España e Italia que tienen poblaciones muy reducidas de esta especie o incluso ya extintas, como es el caso de Cerdeña, gracias al proyecto financiado por la Unión Europea AQUILA a-LIFE, coordinado por la ONG GREFA en el que participa La Diputación alavesa y el Gobierno de Navarra, entre otros organismos.

Las aves reintroducidas en el nuevo proyecto son por lo general pollos de entre 45 y 60 días de edad, que han pasado por un proceso de aclimatación previo, siguiendo el protocolo del método hacking (crianza campestre), habitual en las reintroducciones de aves rapaces.

Protección

Desde GREFA aseguran que Álava «viene realizando importantes esfuerzos para la corrección de tendidos con financiación europea o con medios propios; desde 12 años antes de este LIFE y con LIFE Bonelli se han realizado mapas de riesgo y la corrección de tendidos peligrosos con el fin de evitar la electrocución y la colisión».

De este modo, «se han corregido 8 apoyos en Álava, se han señalizado con salvapájaros varios tendidos y se ha avanzado mucho en el conocimiento de los hábitos de la especie y su elevada vulnerabilidad a la electrocución. Con todo, queda un largo camino para que la electrocución deje de ser un factor limitante para el mantenimiento de las poblaciones de águila de Bonelli y de otras rapaces», aclaran desde esta asociación.

El diputado general ha participado en la suelta de aves.
El diputado general ha participado en la suelta de aves. / E. C.

«Es un privilegio para Álava participar en este proyecto LIFE, que vuelve a situarnos como referente en la conservación de la biodiversidad», ha señalado el diputado general de Álava, Ramiro González, que se ha acercado este jueves a Antoñana para conocer en primera persona las novedades del proyecto. «Estáis dando una oportunidad a esta especie en declive. Ojalá los nuevos métodos y experiencias mejoren los resultados y, en unos años, podamos estar hablando de varias parejas de águila Bonelli asentadas en Álava», ha agradecido el máximo dirigente foral.

Asimismo, González ha querido destacar «la implicación y el apoyo respetuoso mostrado por los vecinos y vecinas de Mendialdea al trabajo técnico y a las águilas que han habitado estos bosques».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos