«El tranvía va a ser muy bueno para Salburua»

Itziar Pérez, en su supermercado ecológico de la plaza de la Unión./Igor Aizpuru
Itziar Pérez, en su supermercado ecológico de la plaza de la Unión. / Igor Aizpuru

EL CORREO chequea a pie de calle la opinión de los vecinos del distrito sobre el nuevo medio de transporte

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Celia Aramendia vive en Bulevar de Salburua y, aunque acostumbra a acercarse a Angulema para utilizar el metro ligero, celebra la llegada de las cinco nuevas paradas al Este de la ciudad. «No había reparado en ello, pero me van a afectar tanto las obras del tranvía como las del soterramiento», señala la vecina. Su hermana Nuria y ella se muestran conformes con la llegada del metro ligero, y también con la decisión de que transcurra por la acera más cercana al centro. «Conservaríamos dos carriles y no habría tantos problemas en las rotondas», valoran.

Otros ven en el tranvía una oportunidad para desplazarse a lugares como el centro de salud, la escuela o la guardería. Es el caso de Mercedes Lope, que se acerca al barrio desde Murgia para recoger a sus nietos de uno y dos años. «Cuando me falla el coche tengo que coger el bus hasta la estación y luego el urbano; el tranvía haría más fácil desplazarse desde la Intermodal», explica la abuela. Lope celebra el efecto que la llegada de los vagones tendrá en la vida de su hija. «Con dos bebés es difícil utilizar los autobuses y necesita el coche para todo».

Más información

Isabel Martínez de Ilarduya visita el centro comercial Salburua para ir al fisioterapeuta, pero afirma que seguirá acercándose al barrio en autobús. «Desde Zaramaga me arreglo mejor con las líneas 4 o 6, pero el tranvía hará que más gente del centro se anime a venir», valora. Al otro lado de la plaza La Unión, Itziar Pérez espera con ganas el tranvía en el supermercado ecológico Sanum. «Vivo en Arriaga y tengo que usar el coche muy a menudo, tenemos que acostumbrarnos a salir media hora antes de casa y coger el tranvía para ir al trabajo», anima tras el mostrador.

Cerca sí, pero no mucho

Roberto Molano vive en el lado este de la calle Bulevar de Salburua. «Todo el mundo quiere que el tranvía le quede cerca de casa, pero nadie quiere tenerlo en la puerta», admite desde su portal. Como a otros residentes, le preocupan el ruido y las vibraciones de los convoyes. Los técnicos ya han recomendado instalar elementos antivibratorios entre Florida y Los Herrán y en las viviendas situadas a menos de nueve metros de las vías. «El bulevar ya tiene suficiente tráfico y es muy ruidoso, sólo tenemos que coger Portal de Elorriaga para llegar al centro y no queremos acabar estresados como los vecinos de General Álava».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos