Los trabajadores de Bienestar Social denuncian la falta de recursos en todos los servicios

Las oficinas centrales del IFBS, en la calle San Prudencio./Jesús Andrade
Las oficinas centrales del IFBS, en la calle San Prudencio. / Jesús Andrade

La junta de personal considera «urgente» reactivar la calidad en la atención, que ha sido sustituida por «cantidad»

María José Pérez
MARÍA JOSÉ PÉREZ

La atención que prestan los servicios sociales en Álava ha pasado de dar calidad a ofrecer cantidad. Así presentan la situación, en una sola pincelada, los representantes de la junta de personal del Instituto Foral de Bienestar Social (IFBS). «Es urgente actuar y reactivar la calidad», ha afirmado la presidenta del comité, Isabel Montero, de CC OO. Junto a los delegados sindicales de ELA, Arkaitz Valentino, y LAB, Iñaki Sampedro, han ofrecido este viernes en las Juntas Generales un retrato del IFBS bastante negativo y que afecta a cualquiera de sus áreas de atención: personas mayores, dependencia, menor-familia y discapacidad. A ello se suman otros problemas como la falta de entendimiento con la administración foral o de índole puramente material como las dificultades en el traslado, de momento sólo parcial, de los trabajadores a las oficinas de la calle San Prudencio número 30.

Los trabajadores han solicitado, por ejemplo, que en el área de mayores se realice un estudio de cargas de trabajo para conocer las necesidades reales de los servicios, pero no se ha hecho. Denuncian la falta de tiempo para atender a los usuarios, problemas con el personal médico «por la ausencia de sustituciones» o que «no se reconozcan las mismas necesidades de personal durante los fines de semana que el resto de los días», ha planteado Montero.

Un «colapso» se vive en el área de menor y familia, donde «no se están cumpliendo los ratios». Si cada coordinador debería atender un máximo de 20, «tiene 28 o 32» para conseguir «que no hay listas de espera», aunque las demoras en la atención son reales. «Se atiende lo urgente y se demora lo importante», ha lamentado Montero, que también ha indicado que la residencia Etxebidea (para discapacidad), «después de 34 años», necesita un actuación estructural para su adecuación.

Los problemas de la OPE

El panorama presentado por Valentino y Sampedro en cuanto a la OPE que se está celebrando para cubrir 80 plazas del IFBS y a la negociación colectiva no ha sido menos gris que el planteado por su compañera. Los 80 puestos que han salido a concurso «sólo son el 18% de las vacantes» en una plantilla con un altísimo grado de interinidad. La próxima OPE –cuya convocatoria se aprobó a finales de 2017 y de la que la Diputación ha anunciado este viernes que se han aprobado las bases que regulan los procesos de selección– ofertará 187 plazas, «un 41% de las vacantes», ha detalaldo el delegado de ELA. Concluidos los dos procesos «todavía quedarían 180 plazas «más las que se puedan añadir por jubilaciones» y la tasa de interinidad «sería aún de un 18%».

Los sindicalistas han denunciado, además, «el oscurantismo» que rodea al actual proceso de selección. «No tenemos acceso a nada», ha asegurado Valentino, que también ha criticado que se hayan sacado plazas de personas que llevan 25 años en ellas y que nunca han podido consolidar su puesto, pero ahora apenas recibirán valoración por su experiencia.

«En casi nada»

Y mientras la situación general ha provocado que Álava deje de ser referente en los servicios sociales, la negociación colectiva «se ha quedado en casi nada», ha expuesto Sampedro. En esta legislatura «sólo se ha llegado a dos acuerdos y uno aún no está en marcha porque no se ha publicado oficialmente». Los trabajadores han logrado que los festivos trabajados sean compensados con tiempo en vez de con dinero porque la opción de una reducción de jornada para los mayores de 55 años aún no es posible.

«El nivel de insatisfacción laboral es muy alto», ha resumido Montero. «El buen clima laboral del que habla el diputado general no existe», ha añadido Valentino, que ha reiterado que las dimisiones en cargos intermedios han sido tres, aunque una «se ha retrasado porque ella no tiene hueco porque el puesto en el que estaba se ha convocado en la OPE».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos