La testigo clave relata cómo De Miguel le reclamó «pasar por caja» en su despacho de Diputación

Alfredo de Miguel a su entrada en los juzgados de Vitoria. /Igor Aizpuru
Alfredo de Miguel a su entrada en los juzgados de Vitoria. / Igor Aizpuru

La abogada Ainhoa Alberdi afirma que le sorprendió «la alegría» con la que se le reclamaron 100.000 euros desde el correo oficial. «Si esto era tan fácil de hacer yo no iba a ser la única», ha lanzado

ANDER CARAZO

La abogada urbanista Ainhoa Alberdi ha relatado este lunes ante el tribunal que juzga el 'caso De Miguel' cómo la trama liderada por el antiguo 'número dos' del PNV alavés le reclamó una comisión de 100.000 euros por la adjudicación de un contrato en el parque tecnológico de Miñano. «A finales de 2008, me reuní con él en su despacho de la Diputación (de Álava) y me pidió que pasase por caja», ha recordado la antigua socia de la sociedad Urbanorma Consulting sobre su encuentro en diciembre de 2008.

Más tarde, Alfredo de Miguel (a quien todos llaman 'Txitxo') le especificó a través de su cuenta institucional de correo electrónico que la cantidad a pagar era de 100.000 euros. Estas maniobras fueron la razón por la que empezó a grabar todas sus conversaciones con las personas implicadas con este contrato y que, en 2009, finalmente trasladó a la Fiscalía Pronvincial de Álava.

Más información

«No empecé a registrar estos encuentros para denunciarlos, sino por mi seguridad», ha indicado Alberdi porque si no llega hacerlo considera que ahora ella estaría sentada junto a los 26 imputados en esta supuesta trama corrupta. Un banquillo que este lunes ha contado con la presencia de De Miguel; los burukides Aitor Tellería y Koldo Ochandiano; el antiguo socio de Alberdi, Jon Iñaki Echaburu; el constructor Prudencio Hierro y Alfonso Arriola, exgerente del parque tecnológico de Miñano. Todos ellos están 'salpicados' por la versión que en los últimos ocho años ha mantenido la abogada urbanista.

También ha estado presente Josu Arruti, que participó en el 'macropelotazo' que se preparó en la localidad de Zambrana, y que suele acudir a todas las vistas. Ellos, como la mayoría del resto de implicados en esta trama, tienen algún tipo de relación con el Partido Nacionalista.

«Yo no sabía nada»

La abogada Ainhoa Alberdi ha confesado que le sorprendió «la alegría» con la que se le reclamaron esos 100.000 euros. «Si esto fue tan fácil de hacer entendí que yo no sería la única», ha lanzado en la vista. Ella ha asegurado que cuando en 2006 su sociedad Urbanorma Consulting firmó un contrato para una ampliación del centro de Miñano nadie le habló de ningún tipo de mordida. «Me pueden pedir la luna, que yo no sabía nada», se le oye en una de las grabaciones escuchadas por el tribunal presidido por el juez Jaime Tapia, y que cuentan con una calidad bastante deficiente.

Alberdi ha relatado cómo su socio le indicó en 2006 cuál era la oferta que tenía que presentar para ganar el concurso y que Alfredo -como ha llamado en todo momento a 'Txitxo'- le reclamó que incluyese en la oferta los servicios de la empresa Stoa y el currículum de su compañero de partido Aitor Tellería, exconcejal de Vitoria.

Y eso que De Miguel entonces no tenía ningún tipo de cargo institucional relacionado con las instalaciones de Miñano y tan solo era el responsable de los «industrialdeas de Aiara y Orduña». Más tarde, la letrada se vio sorprendida con que ni Stoa estaba preparada para realizar los trabajos de mediciones topográficas requeridas ni Tellería hizo ninguna clase de implicación con el trabajo en Miñano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos