Tesla construye en Arasur el primer ‘supercargador’ eléctrico de Euskadi

Red de supercargadores Telsa/
Red de supercargadores Telsa

La estación de servicio, con ocho puestos, permite a sus vehículos conseguir 270 kilómetros de autonomía con sólo 20 minutos enchufados

SALVADOR ARROYO

Tesla Motors se mueve en la órbita reservada a las grandes multinacionales de la innovación. El espectáculo y la proyección mediática también acompañan las presentaciones de cada uno de sus modelos. Coches de alta gama, cien por cien eléctricos, con la última tecnología, y detalles de diseño poco habituales en la automoción más comercial como esas ‘puertas halcón’ que se levantan hacia el cielo. Ahora la firma automovilística con sede en Palo Alto, en Silicon Valley, ha elegido el polígono de Arasur para abrir el que será su primer ‘supercharger’ de Euskadi, una estación de servicio de patente propia con ocho puntos de inyección eléctrica de 120 kilovatios de potencia -aunque podrían llegar a ofrecer hasta 145-, que están considerados como los cargadores más rápidos del mundo.

Con apenas veinte minutos enchufado, el coche conseguirá la energía suficiente para recorrer 270 kilómetros sin tener que hacer ninguna escala. Poco que ver con las estaciones tradicionales, que requieren horas para alimentar completamente las baterías.

Estos ‘surtidores’ de electricidad, de aspecto futurista, que desde hace unos días son visibles en el polígono industrial alavés, forman parte de una red mundial ideada por la compañía de Elon Musk. El objetivo es «satisfacer a aquellos clientes que desean recorrer largas distancias en un sólo día», aseguran desde la firma, que cifra en 1.008 estaciones y 7.032 supercargadores su oferta en todo el planeta.

El de Arasur reforzará la red de la península, donde ya están en funcionamiento dieciséis de estas exclusivas electrolineras. La primera se abrió en 2015 en Girona. Y se fueron expandiendo por toda la costa mediterránea. ¿El motivo? Dar servicio a los compradores del centro y norte de Europa -donde el uso de estos eléctricos tiene gran implantación- en sus desplazamientos vacacionales a España.

El enclave alavés responde a otro criterio: reforzar un nuevo corredor interior. En este sentido, los Teslas que crucen la frontera francesa con destino al centro peninsular se encontrarán en el término municipal de Rivabellosa con el primer punto de carga rápida de España, si se tiene en cuenta que en Bayona y Pau se ubican los últimos del extremo suroeste galo.

Si se sigue el trazado de la N-1, podrán utilizar un nuevo ‘superenchufe’ en Burgos; y en caso de optar por la autopista AP-68, la parada de veinte minutos tendrá que hacerla en Zaragoza. En el entorno de Álava, sólo Santander, Pamplona y Huesca figuran en la relación de estaciones proyectadas. Pero la multinacional prevé una inauguración más tardía. «El objetivo de apertura está fijado para finales de 2018», refleja en su web corporativa.

24 céntimos el kilovatio

La automovilística ofrece otra alternativa a sus clientes directos que también es válida para los conductores de eléctricos o híbridos de marcas ajenas. Son los llamados cargadores en destino. Hay decenas repartidos por todo el territorio, fundamentalmente en hoteles o centros comerciales, pero los niveles de espera que se requieren son mucho mayores. De horas.

Hasta enero el suministro en ruta era totalmente gratuito. Ahora cobra unos 24 céntimos de euro por cada kilovatio. Eso sí, precisa que un propietario de un Tesla recibe al año «un crédito gratuito de 400 kilovatios, suficiente para recorrer unos 1.600 kilómetros. Este crédito cubre las necesidades de viajes de larga distancia de la mayoría de los usuarios por lo que -afirman desde Tesla- los viajes por carretera son completamente gratis».

La elección de Arasur no es casual. El supercagador está en las inmediaciones de un establecimiento hotelero, con punto de conexión wifi cercano, junto al área reservada para el estacionamiento de camiones y cerca de la confluencia entre la AP-68 y la A-1, dos arterias de gran capacidad y referencia en las conexiones del eje atlántico y mediterráneo. Un lugar que cumple con el objetivo de «minimizar» los tiempos de parada de sus clientes. Un café y podrán ponerse en ruta de nuevo.

La idea de Tesla es que el ‘supercharger’ entre en funcionamiento en diciembre. Fuentes consultadas por este periódico precisaron que se está a la espera de «autorizaciones por parte de Industria»; una última tramitación relacionada con el suministro energético que depende de Iberdrola y que, en este caso, se gestiona desde la central de la compañía en Burgos, en la que recae la competencia sobre las redes de electrificación de Ribera Baja. Tesla identifica hoy la ubicación del ‘supercharger’ en la vecina localidad de Miranda de Ebro. Un detalle que, asegura la empresa, será «actualizado convenientemente» cuando se inaugure.

Fotos

Vídeos