La terrible muerte de ‘Dos Pelos’

Recreación y homenaje a Fernández de Leceta, alias 'Dos Pelos', este sábado en Ullíbarri Arana.
Recreación y homenaje a Fernández de Leceta, alias 'Dos Pelos', este sábado en Ullíbarri Arana. / Igor Aizpuru

El héroe de Arlabán y de Vitoria, fue fusilado sin juicio por tropas leales a Fernando VII junto a 105 de sus hombres

FRANCISCO GÓNGORA

A Sebastián Fernández de Leceta, alias ‘Dos Pelos’, se le ha hecho un homenaje en Ullíbarri Arana el pasado fin de semana. Allí se ha elogiado su valentía y su inteligencia como guerrillero durante la Guerra de la Independencia y sus vecinos le han dedicado un pequeño monumento. Además, se ha representado la entrada de los franceses en el Valle en busca de brigantes con voluntarios recreacionistas de la Asociación de Recreación Histórica ‘Batalla de Vitoria 1813’.

No hay muchos datos biográficos de ‘Dos Pelos’. Su nacimiento se sitúa en Ullíbarri Arana, aldea del valle de Arana, pero en un documento oficial, su hoja de servicios del Regimiento de Infantería del Príncipe, al que pertenecía como coronel en 1822, se dice que tenía 50 años y era de Ulíbarri de Navarra. Esta localidad (con una sola «l») se encuentra al otro lado de la sierra de Lokiz, en el famoso valle de Lana. También se dice que «su valor era conocido; su aplicación, regular: su capacidad, regular también; su conducta, buena; y su estado, casado».

No se sabe tampoco por qué se le llamaba así. Si era por su calvicie o por una anterior denominación familiar, según el estudioso Isidro Sáenz de Urturi. Lo que sí queda escrito en muchas partes es que fue un formidable guerrillero y que enseguida se puso a las órdenes de Francisco Espoz y Mina y formó el Batallón de voluntarios de Álava. Es evidente que sus más notorias hazañas tuvieron lugar en este territorio. Concretamente, en las dos sorpresas de Arlabán, ejecutadas magistralmente, gracias a su red de espías, y en su apoyo en la Batalla de Vitoria vigilando el flanco sur y los Montes de Vitoria a el 21 de junio de 1813 con más de 1.200 hombres del 5º Regimiento de Navarra. Menos conocidos pero no menos importantes fueron sus sitios y conquistas a los franceses de los castillos de Jaca y Benasque, además de multitud de pequeñas escaramuzas en muchos pueblos de Álava y Navarra.

Recreación de un fusilamiento en el homenaje a Fernández de Leceta, alias 'Dos Pelos', este sábado en Ullíbarri Arana. / Igor Aizpuru

Un estudio de José María Espinosa de los Monteros nos relata uno de los aspectos más desconocidos, su muerte a manos de los realistas cuando dirigía una partida como coronel que defendía la Constitución de Cádiz durante el Trieno liberal (1820-1823).

La Guerra de la Independencia unió a conservadores y liberales en un único objetivo: echar al francés de España, pero fue el germen de la posterior división del país entre dos facciones irreconciliables. Los mismos que habían luchado juntos contra Napoleón se enfrentaron hasta la muerte y en episodios como el de ‘Dos Pelos’ con una crueldad y un odio difíciles de entender. Todo el mundo dice que aquí, en ese momento, empezó la Guerra Civil.

Tras la guerra napoleónica, Sebastián Fernández de Leceta había estado destinado en ciudades como Daroca y Zúñiga, pero él había pedido ser trasladado a Vitoria porque se sentía acosado en esa ciudad, según algunos de los escritos firmados por él. En esa época, la capital alavesa estaba amenazada por una partida –grupo armado de paisanos– realista dirigida por el comandante vizcaíno Fernando Zabala, que formaba parte de una partida mayor del luego famoso líder carlista Santos Ladrón de Cegama, otro héroe de la Guerra de la Independencia.

Su muerte

La situación era la siguiente: ‘Dos Pelos’ con un grupo de 126 hombres se había rendido en Estella a los realistas –partidarios de Fernando VII y contrarios a la Constitución de Cádiz–. Los hombres de ‘Dos Pelos’ habían matado a 14 realistas en Muniain y Salinas de Oro el 14 de julio de 1822. Los últimos fueron otros tres realistas en Iratxe. Sus enemigos querían venganza y enseguida la obtuvieron.

Los prisioneros liberales fueron entregados a la columna de Fernando Zabala que se sentía perseguida por las tropas del general Espinosa de los Monteros.

A la altura del pueblo de Iturmendi , cerca de Etxarri-Aranaz, la columna se detuvo. Estaban en el llano de Ibarbeltzgogaña, un paraje de gran belleza de robles y castaños y una leve corriente de agua. Los soldados de Fernández de Leceta daban muestras de fatiga. No estaban en condiciones de seguir la marcha. Así que concentraron a los 126. Zabala mandó levantarse a los suyos mientras que los prisioneros quedaron sentados en un grupo compacto. Zabala mandó apuntar y abrir fuego. La descarga de varios cientos de fusiles a la vez dejó heridos o muertos a muchos de los 126, entre ellos al coronel ‘Dos Pelos’. En el recuento final hubo 105 fallecidos. Algunos pudieron escapar tras la primera descarga.

La desproporción del acto de los realistas con respecto a las muertes producidas por ‘Dos Pelos’ era brutal. Estos comportamientos de venganza de un bando contra otro fueron subiendo de tono. Y tuvieron sus peores momentos en las dos guerras carlistas años después. Pero durante el trienio liberal se había sembrado el odio que después explosionó.

Dos Pelos’ puede considerarse así otra víctima, –él también fue verdugo– de las luchas fratricidas de los españoles durante el siglo XIX. En 1808 todos en la misma trinchera, pero 14 años después, enfrentados por la ideología; conservadores o realistas; y liberales o constitucionalistas. Un siglo entero de muerte y venganza.

Fotos

Vídeos