El bar Taberna cierra también en la calle San Prudencio

Esteban Gainzarain, propietario del bar Taberna, ubicado en la calle San Prudencio de Vitoria, que cerrará el día 28./Igor Aizpuru
Esteban Gainzarain, propietario del bar Taberna, ubicado en la calle San Prudencio de Vitoria, que cerrará el día 28. / Igor Aizpuru

El establecimiento hostelero echará la persiana el día 28 después de que su dueño lo haya vendido a la empresa Urteim, propietaria de una treintena de locales en esa zona

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

El popular bar Taberna, ubicado en el número 19 de la calle San Prudencio, echará a finales de este mes la persiana. En concreto, será el día 28 cuando cerrará para sus clientes. Tal y como ha confirmado a EL CORREO su dueño, Esteban Gainzarain, el local ha sido adquirido por la potente empresa Urteim, liderada por el vitoriano Juan María Uriarte que ya posee una treintena de propiedades en la manzana de esa calle, Dato y General Álava y que quiere poner en marcha un proyecto comercial rodeado de secretismo.

Como ya adelantó este periódico en octubre, el Taberna estaba junto a la tienda de Natura en el punto de mira de Urteim. En los últimos días, se ha confiramdo que ambos establecimientos cierran sus puertas. «Era una buena oferta y, a mis 64 años, tenía que cogerla. El precio al que lo he vendido es superior al que podría esperar, así que ha sido la mejor decisión», apunta el hostelero. Tras 25 años tras la barra, Esteban Gainzarain se despide de una zona que no se cansa de decir, «es una de las que más tránsito tiene del centro de Vitoria».

Más información

En este sentido, y cuestionado sobre las intenciones del empresario que atesora en la manzana tiendas, bares, viviendas, jardines, pisos, aparcamientos, oficinas y hasta una antigua piscina, Esteban asegura que «todo son especulaciones, pero parece que las obras van a empezar pronto -indica-. Las lonjas se pueden hacer más grandes y eso va a atraer a empresas más potentes y mejores que las que ha habido hasta ahora en la zona. El cambio va a ser positivo», prevé.

Por el momento, lo único cierto es que el cierre del Taberna deja al tramo de San Prudencio comprendido entre las calles Dato y Fueros con un único bar superviviente en los números impares: el Down Street. A las persianas bajadas de este histórico local hostelero y Natura les han precedido el bar Dakar, el pub Molly Malone, Gretel, Lámparas Salazar y Viajes Guria. También ha habido una apertura, fue hace unos meses la de la boutique de moda femenina Teria Yabar, en el número 15.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos