Susto en una terraza de Vitoria al caer una farola sobre una mujer

Bomberos inspeccionan la farola caída en la tarde de ayer.
Bomberos inspeccionan la farola caída en la tarde de ayer. / E. C.

Agentes de intervención de la Ertzaintza, en otro suceso, han accedido a un piso de Ariznabarra donde un hombre se había atrincherado con un cuchillo

EL CORREO

«Ha sido gran un susto. La farola ha pasado a escasos centímetros del carrito de un niño y ha dado de refilón a una señora». Sobre las nueve de la noche, la base de un elemento lumínico de la plaza de Gerardo Armesto, entre la avenida de Gasteiz y la calle Abendaño, se quebró y se desplomó sobre la terraza de un bar, a esas horas repleta de clientes.

La farola llegó a golpear en la espalda a una mujer. Una primera atención, a cargo de efectivos de la Policía Local y el posterior examen médico, apuntaron en principio a lesiones «menores». «Ha tenido suerte», manifestaron a EL CORREO testigos presenciales del incidente.

Una dotación de bomberos acudió al lugar e inspeccionó el objeto caído para tratar de esclarecer la razón de su caída fortuita. A esas horas, no soplaba viento alguno en Vitoria y la temperatura superaba los veintiún grados centígrados.

Y es que la tarde de este miércoles fue de lo más movida en la capital del País Vasco. Un par de horas antes, un hombre provocó momentos de tensión y miedo en el barrio de Ariznabarra. Salió al balcón de su domicilio y comenzó a dar gritos. Al tiempo que esgrimió, al menos, un cuchillo.

Calle acordonada

Vecinos y transeúntes alertaron al 112 sobre la presunta amenaza. La Ertzaintza envió a varias patrullas, alguna de paisano, quienes sellaron la calle. Y al confirmarse la existencia del arma blanca, también se movilizó la unidad de intervención, conocida como Patrulla de Respuesta Inmediata (PRI), especializada en altercados graves.

Agentes de intervención salen del edificio. / Iosu Onandia

Los agentes, protegidos por escudos y fuertemente armados, accedieron al interior del domicilio, donde permaneció atrincherado el sospechoso. Éste, al ser consciente del escándalo generado, depuso su actitud de inmediato y la intervención policial se quedó en un mero incidente.

Fotos

Vídeos