El subsuelo de Álava se desborda. La imagen inédita de la cueva de Los Goros

La cueva de Los Goros, convertida en cascada durante estos días. / Urtxi Lezámiz y Dani Martínez

Los expertos aseguran que el subsuelo de las inmediaciones de Vitoria está ya completamente inundado y que la presión es tal que el agua busca cualquier grieta para salir al exterior

Sergio Carracedo
SERGIO CARRACEDO

Las precipitaciones de los últimos días, en forma de lluvia y nieve, han ocasionado que los 'embalses subterráneos' de Álava, los acuíferos, se estén desbordando hasta aflorar en la superficie. Así ha sucedido en una que habitualmente está seca y en la que, como mucho, se pueden apreciar algunas corrientes. En estos días, su imagen se acerca a la de las compuertas del embalse de Ullibarri.

Se trata de la cueva de Los Goros, situada en las inmediaciones del pueblo de Hueto Arriba. Es una de las más conocidas de Álava y la más cercana a Vitoria. Esta cavidad cuenta con río interior, ya que se encuentra en los aledaños del acuífero de Subijana, el más importante de la Llanada.

La boca de acceso a esta cueva es habitualmente un túnel seco y sin rastro de agua. Sin embargo, estos días muestra un inusual cauce de agua que hace imposible el acceso al interior. Según los expertos, esta situación pone de relieve que el subsuelo de las inmediaciones de Vitoria está ya completamente inundado y que la presión es tal que el agua busca cualquier grieta para salir al exterior.

El caudal y la inundación repentina

La cueva de Los Goros es uno de los puntos de evacuación de aguas más importantes del sistema kárstico de la sierra de Badaia, de tal manera que durante los periodos de grandes deshielos o en periodos de fuertes lluvias llega a evacuar agua a la que se suele dar salida por la boca inferior. Sin embargo, solo cuando el caudal es realmente grande llega a anegar toda la cavidad y fluir por las entradas superiores formando una cascada, como es el caso de estos días.

En algunas ocasiones, la inundación repentina de la cavidad ha dado lugar a que algunos montañeros se hayan quedado atrapados en el interior de la cueva, por lo que se ha tenido que recurrir a equipos especializados de rescate para evitar la tragedia. Por tanto, «resulta una imprudencia acometer la exploración de la misma fuera de los periodos secos», apuntan desde el Ayuntamiento de Iruña de Oca.

La travesía horizontal de la cueva está sobre una colada de una veintena de metros y que da acceso a una ventana suspendida en la pared, denominada ventana del Diablo o de San José. La cavidad comenzó a ser explorada a mediados de los años 50 del pasado siglo y, desde 1984, los dos kilómetros que alcanza la cavidad se encuentran topografiados.

La cueva de Los Goros se encuentra a 598 metros de altitud. En la entrada se han hallado algunos restos cerámicos que se remontan a las edades del Hierro y Bronce, aunque del período visigótico (s.VII) se han encontrado también restos, como armas, herramientas de realizadas en hierro y un broche de un cinturón de plata y bronce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos