Los socorristas desconvocan la huelga de piscinas en Vitoria

El personal acepta la oferta de las empresas, que adelantan un año las subidas salariales previstas en el convenio

SALVADOR ARROYO

Vuelve la normalidad a las instalaciones deportivas municipales. Vitoria recupera hoy sus piscinas públicas. La huelga que durante cinco días han protagonizado socorristas, monitores, cancheros, controladores de acceso, porteros e incluso personal médico llegó ayer por la tarde a su fin después de que este amplio colectivo de trabajadores aceptase la última oferta de la patronal. En trazo grueso, consiguen que los incrementos salariales que venían demandando comiencen a ser efectivos ya en este 2017.

Era el principal escollo. La clave de un desencuentro que estalló el domingo y que obligó al Ayuntamiento a suspender servicios y echar el cierre en sus dos recintos 'estrella' (Mendizorroza y Gamarra) por una falta de personal que hacía inviable «garantizar su uso con seguridad». El acuerdo comenzó a fraguarse en una reunión maratoniana (11.30 a 16.45 horas) que llevó ayer el foco a una de las salas del edificio social de Mendizorroza.

Integrantes de la asociación de empresas de actividades deportivas y lúdico-culturales y los sindicatos LAB, ELA y CC OO, que ostentan la representación del colectivo, volvían a compartir mesa después de casi una semana sin contactos y tras un intento fallido el miércoles –una primera reunión a la que no habían acudido las firmas que glutinan al mayor número de empleados, Aiteko y Disport–. Esta vez con todos los implicados, y con el Ayuntamiento ejerciendo de nuevo como mediador, hubo bases para el acuerdo.

La última palabra la tuvieron los alrededor de ochenta trabajadores que acudieron a la asamblea que los tres sindicatos convocaron en la sede de Comisiones Obreras en torno a las cinco de la tarde. Expusieron las últimas propuestas y, a mano alzada, se decidió después de casi dos horas, desconvocar la huelga. La alegría de los presentes se contuvo en un primer momento. Sólo cuando los delegados sindicales oficializaron el anuncio ante los medios de comunicación, se desbordó.

A partir de octubre

Con su lucha, los socorristas consiguen un incremento salarial del 9% para los próximos tres años a contar desde octubre de este 2017. Ese mismo mes se pondrá también en marcha la primera subida que percibirán los monitores, que mejorarán su poder adquisitivo en un 5% hasta 2019. Y el colectivo que se consideraba como «más desfavorecido», el de los porteros, cancheros o vigilantes en frontones y otros recintos, consigue una progresión con efecto retroactivo desde enero del año en curso, que les permitirá alejarse de esos 6,22 euros brutos por hora que perciben en la actualidad hasta alcanzar los 11,44 euros en tres años. «Ha sido muy duro», coincidían en valorar tanto Oihana Lasagabaster (ELA) como Amaya Espinosa (CC OO).

El complemento de 20 euros que se solicitaba también por disponibilidad para los socorristas con contrato de «refuerzo por temperatura» –que les obliga a estar de guardia ante un incremento potencial de usuarios por efecto del clima– queda en principio descartado. A cambio, se establece un calendario con días de libranza y se pagarán todas las horas por encima de las 20 garantizadas a la semana como extraordinarias. Todas estas condiciones dan cuerpo al nuevo convenio laboral de Álava, que llevaba casi una década bloqueado. «En los próximos días se firmará el acuerdo, pero lo importante es que ya no va a haber huelga», reforzó Lasagabaster.

Alivio municipal

Para el Ayuntamiento de Vitoria, que ha tenido que soportar numerosas quejas y reclamaciones por el cierre de las piscinas en pleno mes de julio, el acuerdo ha significado igualmente un notable alivio. La responsable de Deportes, la socialista Estíbaliz Canto, se apresuró a destacar que «estamos muy contentos» con el resultado de las negociaciones. «Tras muchas horas de trabajo», destacó, «hemos conseguido de una tacada no sólo que las piscinas vuelvan a estar abiertas al público sino también una mejora sustancial de las condiciones laborales de los trabajadores, especialmente de los que tenían los sueldos más bajos».

La asociación de empresas de actividades deportivas también se congratuló por el final de una huelga que llegaba tras un arreón en la negociación «en el que partíamos con escaso margen de mejora», dijeron. Pero el acuerdo que abre una nueva incógnita. Dado que el servicio se asumirá desde septiembre por una empresa distinta a las actuales –la guipuzcoana BPXport, que ha rebajado en un 8,2% el precio de licitación–, ¿cómo afectarán las nuevas condiciones laborales a la rentabilidad de la oferta que presentó al Ayuntamiento y con la que ganó el concurso antes de resolverse la huelga?

Fotos

Vídeos