Sitges tiembla con el herrero diabólico

El realizador alavés Paul Urkijo presenta la fábula ‘Errementari’, su debut en el largometraje, en la 50 edición del Festival de Cine Fantástico

Paul Urkijo con De la Iglesia. Los bocetos y diseños de ‘Errementari’ animaron a Álex de la Iglesia a producir la película. Ambos trabajaron juntos en Plutón BRB Nero./
Paul Urkijo con De la Iglesia. Los bocetos y diseños de ‘Errementari’ animaron a Álex de la Iglesia a producir la película. Ambos trabajaron juntos en Plutón BRB Nero.
JUDITH ROMERO

Han pasado quince años desde que el cineasta alavés Paul Urkijo (Vitoria, 1984), comenzase a producir sus primeros cortortometrajes de género fantástico hasta que sus monstruos y leyendas han llegado a la gran pantalla. Los demonios que atormentaban a Patxi el herrero en el cuento transmitido de forma oral durante generaciones cautivaron al público del Festival de Cine Fantástico de Sitges en la noche del viernes, uno de los momentos más especiales para el director.

«Estrenar un largometraje requiere un mayor sacrificio. Hay ilusión pero no dinero, y se trata de un proyecto de mayor envergadura», valora el vitoriano, implicado en la producción de ‘Errementari’ durante los últimos seis años. «Estaba un poco nervioso, pero la sala se llenó y se escucharon risas y aplausos. Fue una gozada», celebra. Su estreno mundial tuvo lugar la noche del jueves, cuando críticos de la prensa internacional tuvieron la oportunidad de viajar a la Álava rural de mediados del siglo XIX. Su adaptación al cine de ‘Patxi Errementari’, relato registrado por Aita Barandiaran en 1903, guarda una estrecha relación con su infancia. «Siempre quise hacer esta película, era mi cuento favorito cuando era niño. Me encantaba el herrero maltratado por los demonios, me caían bien», recuerda. Esperó al momento adecuado para hacer realidad su proyecto, y Álex de la Iglesia no dudó en sumarse como productor. «Tenía que ser un largometraje. Los prejuicios se van rasgando como un velo y hacía falta tiempo para conocer los motivos personales de los personajes», explica en referencia al guión desarrollado junto a Asier Guerricaechevarría.

Los detalles del rodaje, que se extendió durante diciembre y enero, se protegieron con mimo para no revelar el misterio.

El solitario herrero llamado Patxi causa inquietud entre los aldeanos alaveses, que le atribuyen robos, asesinatos y pactos demoníacos. «Quería rodarla en euskera y, al tener lugar diez años después del final de la Primera Guerra Carlista, el idioma requería un matiz antiguo», señala en referencia al rodaje, que se desarrolló en un estricto euskera alavés. «Este euskalki (dialecto) está casi desaparecido, pero contamos con la ayuda del filólogo Koldo Zuazo», agradece. Urkijo buscó que cualquier euskaldun entendiera la película a la perfección sin renunciar a su autenticidad histórica. El próximo 28 de octubre la cinta se proyectará en la 28ª Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, y el alavés espera reacciones ligeramente distintas a las obtenidas en Sitges. «Los espectadores vascos van a percibir pequeños detalles del folclore que pasan inadvertidos para los demás», avanza.

Frío y trabajo duro

‘Errementari’ puede ser tan tierna como terrorífica, y lo consigue gracias a un reparto compuesto por actores como Eneko Sagardoy o Kandido Uranga. «Sabía que Kandido tenía que ser el malo, su voz es perfecta para un malvado ogro vasco. A Eneko no le conocía, pero tras el casting no necesité ver a nadie más», afirma en relación al actor durangués, protagonista de la recién estrenada ‘Handia’. No obstante, uno de los mayores descubrimientos del reparto es el de Uma Bracaglia, la pequeña actriz de ocho años que encarna a la valiente Usue. «Se come la pantalla, ha sido un placer trabajar con un equipo que arrima el hombro y no se queja a pesar de las duras condiciones», destaca. El rodaje se extendió durante los meses de enero y diciembre, y el equipo tuvo que hacer frente al frío, el fuego, el fango, las ascensiones al monte y las peleas en localizaciones alavesas como Corres, Antoñana, Miñano y Santa Cruz de Campezo. La producción de Kinoskopik, Ikusgarri Films y Pokeepsie Films, la empresa de Álex de la Iglesia y su esposa, Carolina Bang, se ha completado con un presupuesto reducido. «Hemos trabajado con lo que teníamos, pero los efectos especiales son caros», apunta Urkijo, amante de los diseños protésicos del cine fantástico de los años ochenta.

Nuevos proyectos

Combinar esta técnica con la postproducción le ha permitido obtener los acabados que esperaba, pero el equipo también tomó decisiones de carácter económico. «Transformamos las antiguas instalaciones de Epsilon en un plató para evitar trasladar la producción a Madrid o Almería», señala el director tras el nuevo set ubicado en el Parque Tecnológico. El vitoriano espera que películas como ‘Errementari’ ayuden a poner en valor Álava y Euskadi como lugares de rodaje.

«El público ha quedado sorprendido con los paisajes y ya hay gente interesada en traer sus producciones», revela Urkijo, quien espera retomar pronto otros proyectos de largometrajes fantásticos. No se plantea volver al corto. «Hacer películas es mi sueño, me dedicaré a ello siempre que el público me dejé», sostiene tras el estreno de su ópera prima. La historia del herrero amedrentado por demonios podría llegar a los cines a principios de 2018, cuando la cinta termine su recorrido por festivales. «El terror, el género histórico y las situaciones humorísticas se intercalan de forma natural». Como en un cuento.

Fotos

Vídeos