«La gente se ha puesto a tomar el sol fuera de Mendizorroza»

La huelga de piscinas continúa con los complejos de Mendi y Gamarra totalmente cerrados, mientras las reuniones entre empresas, socorristas y Ayuntamiento no dan frutos todavía

S. ARROYO / J. C. BERDONCES

«La gente está viniendo, pone reclamaciones y algunos han colocado las toallas fuera a las puertas de Mendizorroza para tomar el sol». El comunicante, que llama a EL CORREO desde el propio complejo deportivo de Mendizorroza, describe de esta forma lo que ocurre esta tarde de miércoles en las instalaciones 'estrella' del Ayuntamiento de Vitoria durante los meses de verano. Las piscinas, clausuradas, como en las jornadas pasadas, pero también el resto del complejo cerrado, solárium incluido, lo que contrasta con lo ocurrido en las jornadas anteriores, en las que sí se permitía el acceso a la zona de verde.

La paciencia de los ciudadanos respecto a esta situación se agota conforme suben las temperaturas. La mayoría, como se observa en las reclamaciones que muchos ciudadanos han dejado en el buzón ciudadano del propio Ayuntamiento, comprende que las condiciones laborales de socorristas, cancheros y personal de control de acceso a los recintos avala sus paros. Algunos, sin embargo, han comenzado a reclamar al Consistorio que devuelva la parte proporcional de la cuota anual, dado que no puede disfrutar del servicio. Las piscinas municipales de Gamarra y de Mendizorroza en Vitoria permanecen cerradas por cuarto día consecutivo, lo mismo que otros recintos deportivos como los frontones de los centros cívicos. Todo indica que el cierre por huelga se mantendrá mañana.

La reunión que se ha desarrollado hoy entre sindicatos, patronal y el Ayuntamiento de Vitoria no ha dado frutos suficientes como para alcanzar un acuerdo que desactive la huelga. Los avances, si los ha habido, han sido mínimos, pero al menos las partes han quedado con establecer mañana una nueva vía de comunicación. La plantilla que ejerce su derecho al paro se puso como horizonte el próximo lunes 31 como fecha final para la huelga, pero ya advirtieron de que podrían mantener su postura si las empresas a las que pertenecen (y que las instituciones públicas contratan) no dan su brazo a torcer en manteria de incrementos salariales, el gran caballo de batalla.

Como parte de su protesta, los 450 socorristas y monitores de piscinas y del pantano de Álava se han manifestado hoy en bicicleta por las calles del centro de Vitoria. Seguirán con las movilizaciones porque consideran «insuficiente» la oferta económica de las empresas del sector, que planteaban un aumento salarial del 1% a los monitores y del 7 % a socorristas. En la actualidad, cobran cantidades que alcanzan por lo bajo los 6,22 euros por hora, lo que a duras penas permite a muchos de ellos sumar 700 euros al mes.

Fotos

Vídeos