Satisfacción general en Álava por el cierre de Garoña

Una de las manifestaciones celebradas en Vitoria contra la central nuvlear
Una de las manifestaciones celebradas en Vitoria contra la central nuvlear / Rafa Gutiérrez

El diputado general cree que «ha triunfado el sentido común» y el alcalde de Vitoria afirma que se ha logrado por «la presión ciudadana»

MARÍA REGO

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha calificado de «noticia extraordinaria» el anuncio realizado por el Gobierno central sobre el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña. «Valoramos muy positivamente la decisión, la estábamos esperando el conjunto de las instituciones alavesas, vascas y toda la ciudadanía de Álava», ha asegurado instantes después de la intervención del ministro de Energía, Álvaro Nadal. El líder foral ha recordado que esta cuestión «ha estado encima de la mesa» de la Diputación «durante toda la legislatura y especialmente durante estos últimos meses».

El dirigente jeltzale ha advertido de que detrás del cierre de las instalaciones de Garoña, que se encontraba parada desde finales de 2012, no sólo aparecen la falta de consenso político y motivos técnicos -como ha aducido el ministro Nadal- sino que «todas las razones llevaban a tomar esta decisión». González, que en las últimas semanas se había mostrado convencido de la clausura definitiva de la central, ha señalado como razones la seguridad, la «amplia población afectada directamente por la actividad», la antigüedad de la infraestructura o su amortización. «Ha sido el triunfo del sentido común», ha resumido.

Ahora, ha añadido el diputado general, toca «pensar en el futuro» que, a su juicio, debe pasar por el desmantelamiento «rápido» de la planta burgalesa y, sobre todo, por «garantizar el futuro económico de las localidades próximas» a las instalaciones, un plan donde ha considerado que se debe incluir a los pueblos alaveses del entorno de Garoña. Hoy, en cualquier caso, «es un día para alegrarse», ha concluido.

El alcalde Gorka Urtaran tampoco no ha podido ocultar su satisfacción por el cierre de la central nuclear de Garoña. Pocos minutos después de conocer el anuncio realizado por el ministro Álvaro Nadal, el regidor ha subrayado que «la presión ciudadana y el sentido común han permitido lograr el cierre definitivo de esta planta que suponía un riesgo importante para Vitoria». «Es un día histórico, con el que llevábamos tiempo soñando», ha subrayado.

El primer edil ha considerado de sentido común que definitivamente se cierren las puertas de Garoña porque «no era rentable social, ni económica, ni medioambientalmente. Además suponía un riesgo para la seguridad y la salud de las personas que vivimos en su entorno».

«Ya era hora de que el PP escuchara la voz de los alaveses y mostrase sentido común. Ni era rentable ni mucho menos segura», ha afirmado. También el exalcalde de Vitoria Javier Maroto se ha felicitado por la noticia.

La plataforma Araba Sin Garoña felicita a los alaveses por su victoria ante el cierre de Garoña. «Desde Araba sin Garoña queremos subrayar el trabajo conjunto tanto de concejos, sindicatos, organizaciones populares y vecinales que tuvo su colofón final en la manifestación del pasado 18 de marzo en la que 20.000 personas firmamos el acta de defunción de la central», aseguran los representantes. Añaden que la decisión del cierre definitivo pone en valor la capacidad de movimiento popular para conseguir sus objetivos desde un trabajo realizado con constancia, unidad e independencia.

Fotos

Vídeos