Sansomendi exige «quitar las 100 multas» puestas en una tarde por la Policía Local

Vecinos de Sansomendi muestran una de las multas puestas en la calle Paula Montal. /Igor Aizpuru
Vecinos de Sansomendi muestran una de las multas puestas en la calle Paula Montal. / Igor Aizpuru

La asociación vecinal Kaleartean alega que los residentes sancionados llevan «toda la vida» aparcando en los sitios denunciados el domingo

DAVID GONZÁLEZ

«Han creado un malestar enorme en el barrio». Habla Julio Baceiredo, vocal de la asociación Kaleartean, que representa a los vecinos de Sansomendi, en referencia a la ‘visita’ de policías locales la tarde del domingo. En poco más de una hora, según esta agrupación ciudadana, los uniformados pusieron «alrededor de cien multas» a vehículos mal aparcados a lo largo de la calle Paula Montal y en la plaza Sansomendi, frente al cuartel de la Guardia Civil. Baceiredo pide al alcalde, Gorka Urtaran, su retirada -habla de «amnistía»- ya que los residentes de este barrio llevan «toda la vida» estacionando en esas zonas con la connivencia del Ayuntamiento.

La ‘huelga de celo’ encubierta de buena parte de la plantilla de Aguirrelanda ha roto la tradicional vista gorda en una barriada donde las plazas de aparcamiento en superficie son claramente insuficientes para la demanda existente. De ahí que muchos ciudadanos dejen sus vehículos en curvas y en otros lugares en teoría no autorizados. «Pero están reconocidas por todo el mundo como aparcamiento. Hasta se pusieron piedras en una zona de Paula Montal, cerca del centro de salud, para permitir dar bien la vuelta a las ambulancias», subraya este integrante de Kaleartean.

Los residentes de este barrio llevan «toda la vida» estacionando en esas zonas con la connivencia del Ayuntamiento

«Esos coches no molestan a nadie y se han cargado a todos los que han podido. No han respetado a nadie y han hecho un barrido espectacular», considera Baceiredo. Según las quejas que le han llegado de otros ciudadanos de Sansomendi, durante la intervención de los agentes se vivieron momentos de tensión. «Hubo un conato de enfrentamiento con los policías», asegura.

«Desde el año 82», este representante vecinal sólo se acuerda de otro hecho similar. «Un vecino se enfadó con el resto y llamaba al 092. Ellos -por los policías locales- venían, hacían como que estaban pero tampoco se metían mucho con el tema».

'Razzias'

Se trata de una de las mayores ‘razzias’ desde que el 31 de octubre arrancara esta protesta. Los otros momentos cumbre hasta la fecha han sido las dos batidas en los aledaños de la factoría de Mercedes-Benz; una visita al Buesa Arena, en la que cayeron además tres jugadores del Alavés; y otra a las dobles filas en el colegio Vera-Cruz.

Esta ‘huelga de celo’, que sufren los vitorianos y siempre negada por los sindicatos, se gestó por «los dos años de abandono del Gabinete Urtaran», según medios policiales. En este tiempo, las centrales han trasladado a sus interlocutores del equipo de gobierno quejas por la falta de efectivos, el consecuente aumento de las horas extras para paliarlo y su rechazo al curioso sistema denominado ‘días en negrita’, en los que resulta inviable pedir fiesta y en su mayor parte son festivos. En una nota oficial enviada hace unos días, el Comité de trabajadores, aparte de pedir más OPEs, solicitó más dinero para estos funcionarios.

La OPE pierde cinco alumnos

Las apreturas de personal son más evidentes en los turnos nocturnos. Del domingo al lunes no hubo ningún agente en la inspección de guardia, área encargada de tramitar denuncias, completar expedientes y tomar declaración a detenidos. La semana pasada, durante dos jornadas tampoco hubo efectivos en la sección de atestados de tráfico.

Por si fuera poco, la OPE en curso, con 32 futuros agentes que saldrán de la academia «en primavera», ha perdido a cinco alumnos. Serán reemplazados «en enero».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos