Salburua quiere el tranvía por las medianas

El viceconsejero Aiz y el alcalde Urtaran, en el centro, se dirigen a los vecinos./J. Andrade
El viceconsejero Aiz y el alcalde Urtaran, en el centro, se dirigen a los vecinos. / J. Andrade

Una pequeña representación del barrio asiste a la presentación del metro ligero que les unirá con el centro de Vitoria

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Salburua contará con cinco paradas de tranvía a partir de 2019 y ayer sus vecinos conocieron con mayor profundidad el ambicioso proyecto de movilidad. Primero lo publicó EL CORREO, y por la tarde los representantes institucionales lo explicaron en el barrio. A pesar de la importancia del plan, no consiguieron una gran audiencia. Apenas 70 vecinos de los 18.500 que residen en el distrito se acercaron al centro cívico para escuchar al alcalde, Gorka Urtaran; el viceconsejero de Infraestructuras, Antonio Aiz, y técnicos de la empresa pública ETS. Los vecinos, en general, mostraron su preocupación por la integración en el tráfico y el impacto ambiental del nuevo tranvía y reclamaron que, en lugar de discurrir por un lateral de las calles elegidas -Florida, Paseo de la Ilíada y el Bulevar de Salburua- lo haga por las medianas para alejarlo al máximo de las casas y, a su juicio, evitar problemas circulatorios.

La presentación del tranvía al populoso barrio del Este venía precedida de la polémica de la ampliación hacia el Sur -cuyas obras arrancarán hoy mismo sobre el terreno- y, de hecho, ésta también se dejó notar en Salburua. Portavoces de la plataforma ‘Tranvía No’ se concentraron y repartieron información a los asistentes, pero no se apreció en Salburua ningún atisbo de rechazo a un medio de transporte que el alcalde Urtaran definió como un modo «moderno y sostenible» de unir los barrios de la ciudad.

Sí, en cambio, se pretenden introducir mejoras al trazado diseñado por los técnicos, que ayer adelantó este diario. «Introducir el tranvía por un carril en el Bulevar de Salburua provocará que esta calle pierda capacidad para el tráfico», hizo notar Ioseba Martínez de Guereñu, presidente de la asociación de vecinos Salburua Burdinbide, que apuesta por utilizar las medianas para el discurrir del metro ligero, cuya parada final se ha situado en el cruce con la avenida de Juan Carlos I, en el corazón del barrio.

Más información

Este apeadero, añadido de forma reciente al proyecto, también es aplaudido por los vecinos, que querían una parada junto a los humedales. «Si el tranvía pasa por la mediana ganaremos fluidez en la plaza de La Unión, por ejemplo», especificó el líder vecinal, cuya plataforma planteará esta modificación durante el periodo oficial de alegaciones al proyecto, que permanecerá abierto hasta el 7 de febrero.

Eliminar aparcamientos

La asociación también enunció anoche sus dudas sobre los aparcamientos que se eliminarán. Los técnicos se esforzaron en explicar a los vecinos que, a pesar de que efectivamente el hecho de ocupar con el tranvía los carriles de circulación obliga a eliminar centenares de plazas, la conversión de otras en aparcamientos en batería hará que el balance total sea positivo en huecos para el estacionamiento. Los expertos también recalcaron que la inclusión del tranvía en la mediana tendría un «efecto negativo» sobre el arbolado de la zona. Y que la primera parada de la nueva línea, Santa Lucía, cumpliría la función de intermodal con el bus eléctrico (BEI) al paso de la línea Periférica por Jacinto Benavente.

El Gobierno vasco espera licitar el proyecto en el último trimestre de este año. «Empezamos por Salburua porque es más sencillo de conectar al resto de la red, pero Zabalgana es el siguiente barrio al que queremos extender el metro», aseguró Urtaran. «La respuesta al tranvía ha sido masiva y nos ha obligado a ampliar la capacidad de los coches», destacó Aiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos