Salburua como nunca antes

Miguel Ángel Medina, Kapone, junto a uno de sus montajes que se exponen en el Ataria./Igor Aizpuru
Miguel Ángel Medina, Kapone, junto a uno de sus montajes que se exponen en el Ataria. / Igor Aizpuru

El artista Kapone muestra en ‘La nueva biología de sobremesa’ un particular collage sobre la naturaleza en el Ataria

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Animales que habitan los humedales de Salburua como protagonistas, mezclados con recortes de periódicos antiguos y textos desconcertantes. A grandes rasgos, así son las obras que expone el artista Miguel Ángel Medina, más conocido como Kapone, en el centro de interpretación Ataria hasta el próximo 3 de septiembre. Bajo el título ‘La nueva biología de sobremesa’, la exposición muestra diez piezas realizadas en técnica mixta o collage en las que se combinan óleo, papel, objetos variopintos e incluso spray. Naturaleza y arte urbano se fusionan en este proyecto para todos los públicos que pretende no dejar indiferente a nadie.

«Cuando me propusieron esta idea hace un año acepté con la condición de llevarlo a mi terreno. Mi objetivo es llamar la atención de la gente y que cuando vean la pieza les dé que pensar», explica el autor, visitante habitual de Salburua junto a su mujer y su hija. En cuanto al título, hace referencia «a los momentos somnolientos que producen los documentales de animales que se emiten después de comer. Yo era muy de verlos cuando vivía con mis padres», reconoce entre risas. Con esta exposición ha querido reflejar su visión personal del ecosistema biológico que nos rodea y que aun así es ajeno para muchos.

‘Balda con solera’ es la instalación que abre la muestra y una de las más curiosas. Sobre un cuadro típico de caza, Kapone ha pintado el escenario del Ataria en óleo y lo ha acompañado de una imagen del gran Félix Rodríguez de la Fuente y un banderín de una corrida de toros en Vitoria del año 1963. «Supongo que la mayoría de los visitantes del Ataria no serán aficionados a los toros y con esto busco el desconcierto. Que se pregunten qué habrá querido decir el autor o si simplemente es un chalado». De formación clásica –su madre le apuntó a la academia de pintura del barrio «con todas las señoras» cuando era sólo un niño–, este joven vallisoletano afincado en Vitoria desde hace diez años se especializó en el graffiti y sus obras son ahora visibles en paredes, comercios y fachadas de toda la ciudad.

Varias de las obras realizadas por Kapone.

Hace años comenzó a interesarse por la técnica del collage, que trabaja por encargo en su estudio con materiales rescatados de tiendas de anticuarios o de la propia calle, y desde entonces lo combina con el arte callejero. En ‘La nueva biología de sobremesa’ no podían faltar imágenes de animales como ciervos, cigüeñas, cangrejos de río, tortugas, ranas o aves rapaces. Precisamente estas últimas son las protagonistas de la pieza ‘Trágica cena de tres vitorianas’, titular extraído de un periódico antiguo que sirve de base para una obra en la que nada es lo que parece y son los animales los que se comen a las personas.

Especies invasoras

Kapone subraya «el equilibrio visual» de todos los collages que componen la exposición y que todo lo que aparece en ellos está ahí por algún motivo. Por ejemplo, ‘Un domingo en Salburua’ es una especie de ‘homenaje’ a los domingueros que acuden al Anillo Verde cada semana. «Una imagen urbana decadente, en la que la gente saca sus mejores galas por ser domingo y un visón toma sopa de bote», describe el artista.

La muestra también hace referencia a problemas reales a los que se enfrenta el ecosistema de los humedales de Salburua, es el caso de las especies invasoras. En ‘Muy delicado’, el autor ha utilizado el spray para crear dos peces, una bermejuela y una especie invasora, el tipo de animal que la gente lleva desde sus casas y arroja al agua. En la pieza, el segundo de ellos aparece tachado y va acompañado de un texto en el que se puede leer «arriba los nuestros, rojos fuera». ‘Berrea’ anima a los espectadores a quejarse si algo no les gusta a través de la imagen de un ciervo y ‘Cangrejos de río’ es algo más que una crítica a los palitos de chatcka, que el artista confiesa aborrecer.

Esta muestra se completará con los talleres ‘Fill in Culture, que tienen como objetivo «fusionar la naturaleza con el arte». La actividad se desarrollará el próximo 24 de septiembre, domingo, en dos sesiones de tres horas de duración cada una en horario tanto de mañana como de tarde. Los talleres estarán divididos en dos grupos, el primero dirigido a niños de 4 a 9 años que podrán ir acompañados de un adulto, y el segundo enfocado a adolescentes de 10 a 16 años. En el curso infantil se trabajarán elementos básicos, formas simples y estampaciones con materiales orgánicos y hojas mientras que en el de adolescentes se integrarán técnicas más complejas como el collage o el dibujo rápido.

Fotos

Vídeos