Las salas de rock de Vitoria se posicionan contra el machismo

Explosivos, uno de los grupos cancelados. /E. C.
Explosivos, uno de los grupos cancelados. / E. C.

Por primera vez, Hell Dorado y Jimmy Jazz cancelan conciertos por denuncias o comentarios sexistas de los músicos

LAURA ALZOLA

El mundo del rock no es impermeable a la sociedad. Y tampoco lo son las salas de música que dan cabida al género en Vitoria. Si a finales de marzo la gira de la banda mexicana Los Explosivos no llegaba a la sala Hell Dorado de la capital alavesa por las acusaciones de violencia machista contra uno de sus componentes, este martes la Jimmy Jazz anunciaba la cancelación del concierto del intérprete de 'trap', Cecilio C. Dos conciertos suspendidos en menos de dos meses que dan cuenta de que la tolerancia cero ante el machismo ha llegado también a estos ambientes.

Lo que podría parecer anecdótico no lo es. Desde las salas vitorianas aseguran que las dos actuaciones de este último mes y medio -la cancelación para Los Explosivos llegó el pasado 20 de marzo- han sido las primeras medidas «contundentes» en este sentido. Entre las causas, aluden sobre todo a la mayor sensibilización, pero también al acceso a información que brindan las redes sociales. «Seguramente en nuestra sala y también en otras habrá tocado gente con estos antecedentes, pero la sociedad ha cambiado y nosotros tenemos más información sobre las vidas personales de los artistas», explica el responsable de HellDorado, Juan Uriarte. Cuando la sala vitoriana optó por suspender la actuación del grupo de garaje rock, desencadenó la reacción de otras salas de Bilbao y San Sebastián, que se unieron al boicot. A pesar de las consecuencias para la caja. «Es verdad que esto genera pérdidas económicas, pero es que no queremos apoyar a gente así», sentencia Uriarte.

Desde la sala Jimmy Jazz aseguran que la concienciación es diferente a años anteriores. «No somos ajenos a la sociedad; ahora mismo todo el mundo rema en esta dirección, por la igualdad, los 8M no son lo que eran y el movimiento feminista ha hecho una gran labor», reflexionan desde la sala situada en el barrio de Coronación. La cancelación del concierto de ayer fue una decisión de la promotora, pero el anuncio de la sala a su clientela dejaba clara su postura. «Tolerancia cero», rezaba el texto. En declaraciones a este periódico, desde la sala se muestran igualmente contundentes: «Si recibiéramos información de que hay denuncias o acusaciones de acoso o abuso sexual contra alguien, seríamos partidarios de cancelar». Aún con el coste que pudiera suponer, aseguran que querrían «servir de ejemplo» para otros espacios, pero también como «llamada de atención» para otros posibles acosadores o agresores.

Aunque aseguran no haber estado aún en la situación de tener que tomar una decisión, desde la sala Urban Rock Concept aseguran no tolerar el sexismo ni la violencia de género. «Musicalmente puede que no nos afecte cómo es el artista, pero me parece coherente que se cancelen los conciertos», explica Txema González. Como responsable del local vitoriano, asegura que si supieran de alguien que fuera a actuar y planease sobre él la sombra de la violencia machista actuarían en consecuencia. Ahora, confiesa, más que antes. «Creo que desde hace un tiempo todos somos más conscientes, y estamos más atentos a estas cosas», subraya.

Más allá de la reciente sensibilización en torno a la igualdad, desde las salas no esconden que se ven influidos por otros actores de la escena musical. Porque, como aseguran desde la Jimmy Jazz, «el propio mundo de la música y del rock está haciendo un trabajo de autorreflexión y concienciación», pero también por cuestiones de imagen, como explica Uriarte, de Hell Dorado. «Ahora mismo, independientemente del grado de concienciación de cada uno, ningún promotor, sala o empresa quiere que algo así le manche. Muchos optan por cortar por lo sano porque, incluso aunque sean comentarios desafortunados y luego se pida perdón, no quieren ser relacionados con ellos».

Dos actuaciones canceladas en dos meses

La primera de las actuaciones en suspenderse fue la de la banda Los Explosivos, a finales de marzo. Sabu Avilés, el guitarrista, está acusado de agredir a su esposa, a la que presuntamente envió al hospital con una fractura de nariz, lesiones cervicales y contusiones diversas en verano de 2016. Cuando el coordinador de Hell Dorado, Juan Uriarte, tuvo conocimiento de ello, suspendió la actuación. Esta semana se le han cerrado las puertas de la Jimmy Jazz a Cecilio G. El intérprete de 'trap' se rió en las redes sociales de las denuncias de supuesto acoso y abuso sexual de decenas de modelos al fotógrafo Danilson Gómez (conocido como Longshoot).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos