Sáenz de Santamaría pone a Mercedes Vitoria como ejemplo de la «recuperación de la economía española»

Emilio Titos, director de la fábrica, junto a Sáenz de Santamaría y Fétima Báñez. / Blanca Castillo

La vicepresidenta destaca su apuesta por la inversión en I+D+i durante una visita a la instalación en la que trabajan más de 5.000 personas

SALVADOR ARROYO

Mercedes-Benz Vitoria aporta a España «un sello de calidad muy importante» y es un «símbolo de la revolución digital y la inversión en I+D+i». En estos términos ha destacado esta mañana la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el papel de la planta automovilística vitoriana, en el contexto del mercado de la automoción española, durante una visita de alrededor de una hora a las instalaciones, en compañía de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y del delegado del gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés.

La ‘número 2 ‘ del Ejecutivo de Mariano Rajoy ha tomado también a Mercedes-Benz Vitoria como reflejo de la recuperación de la economía española, que crecerá en torno a un 3% este año «liderando la progresión europea y que ya se ha traducido en la afiliación a la Seguridad Social de 670.000 personas». La planta, en la que trabajan 5.000 operarios a tres turnos (incluido sábados), Sáenz de Santamaría «está donde está porque ha sabido adaptarse a los tiempos», planteó la vicepresidenta, que durante su intervención también quiso destacar «la responsabilidad» con la que actuó Mercedes-Benz Vitoria durante la crisis.

Se hacía eco así de una «reflexión» lanzada apenas unos minutos antes por el director general de la factoría. Emilio Titos recordó que en los peores momentos –con una producción de 102.000 unidades en 2008 y 54.000 en 2009– «apostamos por el empleo. Mantuvimos toda la plantilla en casa y nos dedicamos a la formación. Pudimos hacer un ajuste de ERE temporal y plantear unos 30 días en negativo en la bolsa». Durante esa fase «se fabricaron los vehículos para las pruebas funcionales de uno de sus actuales modelos».

Este año Mercedes Vitoria prevé que 140.000 vehículos de la Clase V y Vito salgan de los 370.000 metros cuadrados de superficie que la fábrica destina a producción, de los 600.000 totales que ocupa en la capital alavesa. El pasado año, la factoría contribuyó con un 4,5% al producto interior bruto de Euskadi y con un 14,2% a las exportaciones de la comunidad autónoma. Un 27,3% del PIB y un 46% de ventas al exterior, si se toman como referencia los datos del territorio histórico de Álava.

Titos solicitó también a las representantes del Ejecutivo de Madrid un marco legal que favorezca las contrataciones en momentos de bonanza, pero que al mismo tiempo posibilite a las empresas hacer ajustes en sus plantillas cuando se producen caídas en la producción. Ese marco legislativo «ágil y flexible» que reivindicó, mejoraría, a su juicio, la competitividad del tejido productivo y podría concretarse en «contratos relevos o temporales, pero si no se quiere ese modelo –añadió– por contratos fijos para todos, pero con facilidad para hacer ajustes».

Fotos

Vídeos