Rioja Alavesa alumbra nuevas bodegas

Jesús Madrazo, que fue enólogo dos décadas en Viñedos del Contino, es socio de Cordonnier en la bodega que ya se levanta en Laguardia./E. C.
Jesús Madrazo, que fue enólogo dos décadas en Viñedos del Contino, es socio de Cordonnier en la bodega que ya se levanta en Laguardia. / E. C.

El belga Etienne Cordonnier, nieto del lehendakari Leizaola, y el joven Javier San Pedro ultiman sus proyectos en Laguardia

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

En pocos meses, antes de que llegue la próxima vendimia, verán ya la luz dos nuevas bodegas en Laguardia. Una tercera recibirá para el verano la certificación final de obra, en este caso en Elvillar, aunque ya lleva dos años elaborando ahí vino. E incluso existe una cuarta firma vitivinícola que proyecta ampliar sus instalaciones y construir –en un plazo de tiempo más largo, a tres o cuatro años vista– otra bodega en Elciego. Después de un tiempo de recortes y estrecheces económicas debido a la peor crisis que se recuerda desde el ‘crack’ de 1929, la confianza por emprender nuevos proyectos en torno al mundo del vino se está recuperando. Y este hecho, unido al tirón que mantiene Rioja Alavesa, hace de la comarca una tierra atractiva y de oportunidades para invertir.

Laguardia aparece siempre como un punto de referencia. El elegido tanto por un joven como Javier San Pedro Ortega, quinta generación de una familia de viticultores e hijo y nieto de quienes fueran alcaldes de la villa, y también por un hombre ya con trayectoria en el negocio del vino y amplia experiencia en la distribución en los mercados francés y belga. Se trata de Etienne Cordonnier Leizaola, nieto del segundo lehendakari vasco Jesús María Leizaola –sucesor de José Antonio Aguirre– y que desembarca en Rioja Alavesa con un proyecto de bodega con el concepto de los ‘chateaux’ de Burdeos. De hecho, su padre tuvo uno.

«Fue ahora hace siete años, en marzo de 2011, cuando Etienne Cordonnier empezó a adquirir las primeras 4,5 hectáreas en un gran terruño vitícola», explica Jesús Madrazo, socio «minoritario» –así lo reconoce él– de este empresario e inversor nacido en Francia y criado en Bélgica y que ejerce de director técnico. Enólogo jefe de Viñedos del Contino, en Laguardia, durante dos décadas, ahora forma parte de Viñas Leizaola, que entre abril y mayo tendrá ya construida la bodega, con depósitos de cemento y capacidad para 60.000 botellas. «El objetivo es llegar a las 20.000», detalla Madrazo, y ese horizonte «se podrá alcanzar cuando tengamos a nuestra disposición las 20 hectáreas de viñedo previstas», que por ahora suman 15.

El nieto del lehendakari Leizaola también tiene previsto residir en ese ‘chateaux’ en Laguardia, de donde saldrá el vino denominado El Sacramento, que ya se elabora desde 2011 cuando comenzó su desembarco en Rioja Alavesa con la compra de viñedos. Debe su nombre a la Cofradía del Santísimo Sacramento de la villa, que ya en el siglo XV trabajaba las viñas de ese terreno.

Este término municipal es el que aglutina más bodegas en la comarca, en torno a 60, y mayor número de hectáreas, casi 3.600, según datos del Consejo Regulador. Aquí Javier San Pedro alumbra también su propio proyecto personal, tras tres años de tramitaciones burocráticas, permisos medioambientales y catas arqueológicas, teniendo en cuenta que el edificio se iba a levantar cerca del poblado de La Hoya, «tenemos previsto abrir en julio», dice este joven con sensación de alivio y grandes dosis de ilusión.

En Elvillar y Elciego

De hecho, verá cómo se hace realidad un sueño que comenzó hace cinco años. Preservar las viñas más viejas es uno de sus objetivos y desde el principio lo demostró con la compra de una que lleva por nombre La Taconera y que será centenaria en 2020. En total, tiene 10 hectáreas. San Pedro aspira a elaborar vinos «cuidados», en depósitos pequeños, de una capacidad máxima «de 20.000 litros». En la nueva bodega podría dar cabida a unos 450.000, «pero ese es el límite, que ahora mismo está lejos de nuestra previsión. Lo que hemos buscado es tener espacios amplios» para llevar a cabo el proceso completo, desde las labores en el viñedo hasta el producto final. Comercializa tres marcas de vino: Anahi –un blanco semidulce «de referencia» en la DOC Rioja con el nombre dedicado a su madre, Ana Isabel–; Cueva de Lobos y Viuda Negra.

Sampedro en la zona donde construye su bodega e Ysios al fondo.
Sampedro en la zona donde construye su bodega e Ysios al fondo. / S. T.

También ha tenido que completar numerosos trámites David Sampedro para ver cómo su nueva bodega Bhilar, en Elvillar de Álava, entraba en la recta final de la obra. «Nos ha costado demasiado tiempo porque las administraciones no siempre ayudan» con la burocracia y los permisos, incide. Acaba de lograr la certificación aunque lleva dos años elaborando. Una de sus señas de identidad es trabajar vinos ecológicos y después de que también eliminara los tractores para trabajar las fincas y volviera al sistema tradicional de caballerías.

Existe otro proyecto bodeguero para Elciego, de una firma reconocida como Casa Primicia, pero que en este caso está dando sus primeros pasos y tardará en ser una realidad, al menos, entre tres y cuatro años. Esta compañía vitivinícola de Laguardia cuenta con la bodega original más antigua de España, un edificio del siglo XI del que la iglesia se hizo cargo en el XV, para reconvertirlo en bodega. Su sueño ahora se recoge en un documento de plan especial para construir en una parcela de 38.000 metros, en el entorno de Marqués de Riscal, una bodega con capacidad para 300.000 kilos de uva y producir 210.000 litros. Casa Primicia, que tiene al frente en la actualidad a la tercera generación de la familia Madrid, está decidida a ampliar su presencia en Rioja Alavesa. Sus vinos ya se exportan a una veintena de países.

Villabuena, Navaridas y Labastida, los más castigados por la gran helada de 2017

La nevada de este pasado miércoles fue recibida en Rioja Alavesa como una bendición para el viñedo ya que se eliminarán plagas de insectos y se recuperará el ciclo normal de la brotación. Porque todavía queda en el recuerdo de los viticultores la helada del pasado 28 de abril, que castigó con dureza las viñas de la comarca. Según el listado de rendimientos de producción por localidades de la Denominación, al que ha tenido acceso Diario La Rioja, Villabuena, Navaridas y Labastida fueron los tres municipios en los que sus viñedos resultaron más dañados; apenas pudieron salvar el 50% de la cosecha. En conjunto, la vendimia en Rioja Alavesa se cerró con 69 millones de kilos –un rendimiento medio total del 75%– cuando un año antes, en 2016, había alcanzado los 95,7 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos