En rima consonante

El tragaluz

ÁNGEL RESA

Hace ya un año que titulé esta columna ‘Como en Miranda’. Me refería a que la población vitoriana también se merecía -si no más, tampoco menos- el mismo trato que otros municipios próximos dispensan a sus automovilistas a la hora de aparcar en la vía pública. Bilbao, San Sebastián, Pamplona, Logroño y hasta la vecina localidad burgalesa bañada por las aguas del Ebro llevan su buena temporada con un sistema que permite a los usuarios pagan la OTA a través de una de esas aplicaciones que se bajan -siempre me imagino un tobogán- en el móvil. Sin necesidad de abandonar el asiento del conductor o del copiloto registra uno la matrícula del coche y programa el tiempo de estacionamiento en el teléfono. Que luego ya pasará la minuta el Ayuntamiento. En rima consonante, con un par.

Pues aquí ingresamos tarde al progreso, pero mejor equipararnos al entorno dentro de unos meses -qué frase tan política- que nunca. De geolocalizados, al río. El equipo de gobierno anuncia el concurso público para que las empresas interesadas en desarrollar la ‘app’ correspondiente a la capital alavesa presenten sus ofertas. Cuando el sistema sea una realidad ahorrará entradas presurosas en los bares para conseguir cambios mientras el vigilante ya ha empapelado la luneta delantera del vehículo con la multa correspondiente. Eso sí, los refractarios a la tecnología aún podrán extraer la papeleta de la máquina (verde, por supuesto) y ya muy atrás reposarán amarillentas aquellas papeletas adquiridas en el estanco que horadábamos con la punta del boli.

Aprovechando que el Zadorra se desborda en ocasiones a su paso por Vitoria no puedo amordazarme el comentario, ni siquiera sujetarlo en la punta de la lengua. Hablo del obsceno precio de la OTA en la capital vasca, aun reconociendo que la tarifa trata de ejercer adrede un efecto disuasorio sobre el pilotaje de coches. Tampoco soy ingenuo y sé que la actual y contestada campaña política de ‘amabilización’ del centro y sus círculos concéntricos -qué horror de término- en Pamplona arrancó aquí hace la tira de años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos