Multa de 100.000 euros por dejar morir a 25 caballos en Okondo

Uno de los 25 caballos muertos por desnutricion/El Correo
Uno de los 25 caballos muertos por desnutricion / El Correo

Los responsables de una hípica pactan con la Fiscalía una pena de 10 meses de prisión y dos años de inhabilitación para trabajar con animales

DAVID GONZÁLEZ

Tras media hora de conversaciones, propuestas y debates dentro y fuera de la sala, el caso de los caballos aparecidos muertos en la escuela hípica Cobar, de Okondo, se ha resuelto. Las defensas de los cuatro encausados han alcanzado un acuerdo con la Fiscalía alavesa, que pedía para cada uno de ellos tres años de cárcel y nueve años de inhabilitación para cualquier negocio relacionado con los animales. Uno de los procesados ha sido declarado inocente. Los otros tres han aceptado una pena de diez meses de prisión, que en la práctica no supondrá su ingreso entre rejas. También un veto de dos años y un día para comerciar o tratar con animales. Y lo más importante, se han comprometido a abonar una indemnización de 100.662 euros en concepto por los gastos asumidos por la Diputación alavesa, que se hizo cargo de los animales que aún vivían. Había un quinto imputado que, al fallecer en agosto, fue excluido de este proceso judicial.

Termina así un escabroso asunto que se remonta a noviembre de 2014. La denuncia de una protectora vizcaína destapó el calvario al que los procesados sometieron a medio centenar de caballos y otros animales. Cuando la Ertzaintza entró en las instalaciones de la hípica Cobar, cerrada desde entonces, y en las dos fincas bajo su control, en las localidades vizcaínas de Güeñes y Gordexola, descubrieron un total de diecisiete caballos muertos. Había también alrededor de medio centenar de ejemplares moribundos de varias especies.

Durante las siguientes semanas, otros ocho equinos murieron. En total, según los datos de la Fiscalía alavesa, la lista de fallecidos ascendió a 25 caballos. Aparte había burros, perros, cerdos vietnamitas, patos y una gallina “en condiciones deplorables”.

Esta mañana, los cuatro responsables de Cobar estaban citados en el Juzgado de lo Penal número 2 de Vitoria. Las negociaciones entre sus abogados y el Ministerio Público les han librado de la entrada en prisión. A cambio han asumido su responsabilidad en los hechos. Se han comprometido a pagar 100.662 euros a la Diputación, entidad que se hizo cargo de los animales. Esta cantidad sale de los gastos asumidos por la administración foral para cuidar de los animales aún vivos. Se los entregó a una protectora navarra, que ha acabado subastándolos por un precio global de 6.660 euros. Esta cantidad ya se descontó de la factura de gastos.

En la sala del juzgado, en la primera planta del Palacio de Justicia, los cuatro procesados han aceptado el fallo, emitido en ese momento en la sala por el titular de Penal número 2. De esta manera, tres han sido condenados por un “delito continuado de maltrato animal en comisión por omisión”. Y el cuarto presente ha sido declarado inocente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos