La reforma de la N-240 en Legutiano arrancará en junio y costará 8,5 millones

Más de 200 accidentes se han producido en la N-240 desde el año 2000./Jesús Andrade
Más de 200 accidentes se han producido en la N-240 desde el año 2000. / Jesús Andrade

La obra, que se rematará en la segunda mitad de 2020, pretende mejorar la comodidad y la seguridad de este punto negro de la red viaria

María Rego
MARÍA REGO

En la lista negra de carreteras alavesas con mayor concentración de accidentes aparece desde hace tiempo la N-240. A lo largo de un tramo de 3,2 kilómetros de esta vía, entre la salida de Legutiano hacia Bilbao y el cruce de Ollerías, se han registrado más de 200 siniestros desde el año 2000 con el fatal resultado de seis víctimas mortales además de un centenar de heridos de diversa consideración. Con el objetivo de frenar ese contador arrancará en unas semanas la reforma de este punto negro con un presupuesto de 8,5 millones de euros -apenas 400.000 euros por debajo del precio de licitación- a cargo de las arcas forales.

La Diputación adjudicará mañana mismo la ejecución del proyecto con un plazo de 25 meses para llevarlo a cabo. La idea es que la obra comience casi de inmediato, en junio, «para aprovechar al máximo los meses de verano» por su meteorología más favorable y finalice en la segunda mitad de 2020. Los tiempos marcados para esta intervención, que ha suscitado numerosos debates políticos y vecinales, dan muestra de su envergadura aunque su desarrollo no afectará al tráfico en la zona. «Será en todo momento compatible con el mantenimiento de la circulación de vehículos en ambos sentidos», asegura el diputado de Infraestructuras Viarias y Movilidad, Josu López Ubierna, con un plan de trabajo sobre la mesa que pretende mejorar la comodidad y la seguridad a las personas que se mueven por la N-240.

Enlace en el cruce de Elosu

El proyecto contempla la eliminación tanto de las curvas peligrosas que el conductor se encuentra tras pasar el puente de Santa Engracia como de los cambios de rasante existentes a lo largo de esos 3,2 kilómetros (entre los puntos 16,7 y 19,9) que arrastran una alta siniestralidad. De esta forma, se ganará visibilidad al volante. La seguridad aumentará también con otra de las medidas incluidas en la actuación como es la construcción de un nuevo enlace en el cruce de Elosu, que se halla en este conflictivo tramo, para mejorar los movimientos de giro y ordenar los accesos a parcelas y fincas. «Quienes viven en la zona de Legutiano y utilizan habitualmente esta vía van a conducir con más seguridad y comodidad», resume el diputado cuyo departamento ha tenido en cuenta varias de las alegaciones recibidas. En este sentido, por ejemplo, se mejorará la intersección entre la N-240 y la A-3608 para dotarla de carriles de aceleración y deceleración.

Pero la obra, que aprovechará el trazado actual para minimizar la ocupación de terrenos, incorpora asimismo un plan de restauración ambiental e integración paisajística. Así, se trabajará en la permeabilidad ecológica mediante la habilitación de cuatro pasos de fauna en los puntos más sensibles para que los animales se puedan mover entre los dos márgenes de la vía. La intervención proyectada en la N-240 que se adjudicará mañana en consejo de Gobierno foral se encuadra, explica López de Ubierna, en «el compromiso del departamento de invertir en la mejora de carreteras de Álava para lograr una red acorde con las necesidades actuales y futuras».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos