La reforma de Beato Tomás de Zumárraga arranca este lunes y durará cinco meses

El tramo que será renovado tiene aceras que inclumplen la normativa de accesibilidad, lo que había disparado las quejas. /Jesús Andrade
El tramo que será renovado tiene aceras que inclumplen la normativa de accesibilidad, lo que había disparado las quejas. / Jesús Andrade

El tramo comprendido entre Cercas Bajas y Domingo Beltrán aumentará su espacio peatonal y estrenará mobiliario urbano

Iosu Cueto
IOSU CUETO

Pistoletazo de salida para una de las obras más importantes del año en la capital alavesa, cuyo impacto inicial quedará amortiguado por el ‘éxodo’ vacacional. La empresa Campezo Obras y Servicios llega este lunes al tramo de Beato Tomás de Zumárraga comprendido entre Cercas Bajas y Domingo Beltrán, que será renovado durante los próximos cinco meses. Los primeros trabajadores que empezarán en la zona serán para señalizar la intervención y realizar las labores de acopio de materiales, la fase previa a la apertura de zanjas. El objetivo del proyecto, como adelantó este periódico, será sustituir las redes de saneamiento de Amvisa, ampliar las aceras y renovar el mobiliario urbano. El Gabinete Urtaran adjudicó la obra en junio por una cantidad de 480.647 euros, IVA incluido.

La actuación se centrará en 205 metros lineales de arteria, en los que además de viviendas hay equipamientos tan transitados como el hospital Vithas San José –la Policlínica–, la sede de Mutualia, y los centros escolares Landázuri y Santa María. Los vecinos se quejan desde hace años del deterioro de este tramo, cuyo anticuado diseño incumple la normativa de accesibilidad, que exige una anchura mínima de aceras de 1,80 metros.

Tráfico

Los residentes señalan de forma especial la acera de los números pares –la del hospital– donde la anchura ronda los 1,5 metros. Por eso, es habitual ver cómo algunos peatones adelantan a otros tras invadir el carril de circulación, lo que ha provocado ya más de un susto.

La acera contraria, la de la ikastola Landázuri, genera menos problemas porque su anchura es variable: en el primer tramo –el de los árboles– alcanza los 7,5 metros y al final –donde los colegios– se reduce a 1,5.

La arteria cambiará por completo su ‘look’ en las próximas semanas, dado que los operarios reorganizarán todo el espacio para conseguir que todo el tramo sea accesible, lo que obligará a eliminar seis plazas de aparcamiento en el lateral de los colegios, donde la acera es más estrecha. Fuentes municipales indicaron que el objetivo es que los peatones paseen en todo momento por una acera que tenga «al menos 2,8 metros de anchura», lo que superará con creces los 1,8 exigidos por la normativa. Como era de esperar, en el lateral opuesto, el más cercano al centro hospitalario, sucederá lo mismo. Como en este caso la anchura es siempre la misma –1,5 metros–, los operarios derribarán toda la acera para construir una nueva de 2,8 metros.

Este doble ajuste para ganar espacio peatonal obligará a desplazar ligeramente el único carril de tráfico existente y el bidegorri hacia los números impares. Técnicos municipales señalaron que el carril bici actual –que va en sentido contrario al tráfico– es «mucho más ancho» que los convencionales, así que será reducido para conseguir que los peatones tengan más espacio sin prescindir del tráfico rodado.

Arbolado

El nuevo diseño también incluirá la eliminación de una de las dos líneas de arbolado, la más próxima a la fachada de los números impares. Hasta ahora, el Ayuntamiento podaba estos ejemplares de forma periódica porque su porte y su cercanía a las viviendas provocaba quejas vecinales, así que se aprovecharán las obras para retirarlos. También se sustituirán las redes de alumbrado, saneamiento (pozos y colectores) y semafórica.

La reforma del primer tramo de Beato era una de las reclamaciones pendientes del programa de participación vecinal ‘Mejora Tu Barrio-Zure Auzoa Hobetuz’.

Fotos

Vídeos