Recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas

Ante las altas temperaturas, recordamos una serie de consejos a tener en cuenta

ELCORREO
  • 1

Beber abundantes líquidos, especialmente agua, para evitar el riesgo de deshidratación. No esperar a tener sed para beber. Evitar las bebidas que contienen alcohol, cafeína o demasiado azúcar. Consulte a su médico si le ha limitado la cantidad de líquido que puede beber o le ha recetado diuréticos. Igualmente, hacer comidas ligeras (ensaladas, gazpacho, verduras, fruta, etc.).

  • 2

Cerrar las ventanas y bajar las persianas sobre las que dé el sol, aprovechando las horas de menos calor para ventilar y refrescar la casa.

  • 3

Usar ropa adecuada, holgada, ligera, de colores claros y que deje transpirar, además de calzado cómodo y fresco.

  • 4

Si nota mucho calor refrésquese tomando duchas o baños fríos. odos los pueblos de Euskadi cuentan ya con piscinas municipales. Si puede, los días de alerta son un buen lugar para evitar sustos

  • 5

Procurar no salir a la calle durante las horas de más calor. En caso de tener que hacerlo, llevar la cabeza cubierta y gafas de sol buscando siempre la sombra.

  • 6

Si se hace ejercicio al aire libre, practicarlo en las horas de menos calor. Lo mejor, no practicar deporte en días de calor extremo.

  • 7

Nunca quedarse o dejar a una persona o animal en un vehículo estacionado y cerrado aunque esté a la sombra. Además de ser muy peligroso, en caso de los menores de edad, es un delito.

  • 8

Prestar especial atención a bebés y niños/as pequeños/as, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación como, por ejemplo, las enfermedades cardíacas.

Grupos de riesgo

Niños
personas menores de 4 años y, en especial, lactantes
Ancianos
por encima de 65 años y en especial, mayores de 80
Enfermos crónicos
en especial los que sufren alguna patología cardiovascular, respiratoria, diabetes, insuficiencia renal crónica, demencias, obesidad severa
En general
todas las personas que realizan actividades intensas al aire libre, tanto laborales como de ocio

  • 9

Las personas ancianas, sobre todo las que viven solas o son dependientes, pueden tener dificultades en adoptar medidas protectoras, por lo que deberían ser visitadas al menos una vez al día por un miembro de la familia, amigo, vecino y, en su caso solicitar la colaboración de los servicios sociales.

  • 10

Consultar a su médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y estén relacionados con las altas temperaturas (debilidad, fatiga, mareos, náuseas, desmayo…) y mantener las medicinas en lugar fresco, el calor

.

Golpes de calor

Los efectos negativos de las altas temperaturas se pueden manifestar en forma de mareos, debilidad, fatiga, náuseas, o incluso el desmayo. La insolación también esta asociada a las altas temperaturas, y cursa con piel enrojecida, caliente y seca, pulso rápido o dolor intenso de cabeza.

En estos casos, se recomienda mantener a la persona en sitio fresco, con la cabeza cubierta, colocarle en las axilas compresas mojadas y frías y darle de beber agua con sal y bicarbonato.

Si está inconsciente y vomita, ladearle la cabeza y mantener libres las vías aéreas.

No obstante, si los síntomas persistieran en el tiempo se recomienda consultar a su médico de cabecera.

Fotos

Vídeos