«Nos quedaremos esta noche en Llanteno porque las tiendas siguen mojadas»

El improvisado campamento en las escuelas de Llanteno. /Sandra Espinosa
El improvisado campamento en las escuelas de Llanteno. / Sandra Espinosa

La tormenta del domingo obligó a desalojar a cuarenta miembros del grupo scout Ziztu Bizian de Romo

MARTA PECIÑA

El campamento de este verano de Ziztu Bizian, el grupo scout de Romo, pasará a la historia del grupo, que celebra su 25 aniversario, por la aventura que vivieron en Erbi. En la madrugada del lunes, cuarenta críos con sus monitores estaban empapados bajo una tormenta feroz, que descargó en Ayala. La docena de tiendas del campamento se empaparon y bajo ellas había quince pequeños de 8 a 10 años - son los koskorrak- y otros 16 de 10 a 12 años -kaskondoak- con sus monitores. «Al principio pensamos en repartirnos en las tiendas que estaban mejor», pero seguía lloviendo y «nos trasladamos todos a la tienda que habíamos habilitado como comedor, pero allí también empezó a caer agua y tuvimos que recogerla con cubos. Además, se embarró el puente de acceso», explicó un monitor. Finalmente llamaron a SOS Deiak para pedir ayuda. En pocos minutos varias furgonetas de la Ertzaintza de Llodio se trasladaron hasta el lugar junto a efectivos de la Cruz Roja y Protección Civil. Les trasladaron a las antiguas escuelas de Llanteno. «La Cruz Roja trajo camas de campaña y mantas», explicaron los monitores.

Normalidad

La jornada de ayer transcurrió con normalidad, aunque todos se levantaron un poco más tarde por el traslado. «Hemos ido para revisar el estado en las tiendas y todavía siguen mojadas, así que nos quedaremos una noche más en Llanteno», explicaron.

Salieron de Erbi casi como puesto. «Una camiseta y un pantalón para pasar el día. El resto de la ropa se ha quedado allí», explicó una de las niñas. Antes de abandonar el campamento siguieron las instrucciones de los monitores para meter todos sus pertenencias en bolsas de plástico y evitar que se mojaran. Ayer, continuaron las actividades como estaba previsto. La chavalería estaban encantada porque «las camas son cómodas y hemos dormido muy bien». «Son mejores que las colchonetas y el saco». «Si, pero esto no tiene nada que ver con una acampada». «¡Ójala llueva más¡» iban explicando los chavales atropelladamente. Eran conscientes de que el campamento de este verano ha sido uno de los más divertidos que han conocido hasta ahora.

Temas

Llodio

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos