Pugna por el control de la Cámara de Comercio de Álava

Rojo, junto a Mozo de Rosales, secretario de la Cámara de Comercio, en la presentación de un estudio. /Jesús Andrade
Rojo, junto a Mozo de Rosales, secretario de la Cámara de Comercio, en la presentación de un estudio. / Jesús Andrade

Sectores afines al PNV promueven candidatos a casi todas las vocalías del futuro pleno para rivalizar con el actual presidente Rojo, que tiene el apoyo de SEA

JUAN CARLOS BERDONCES

Habrá batalla por el control de la Cámara de Comercio de Álava, un organismo que afronta en las próximas semanas la renovación de su pleno tras estar ocho años liderado por el socialista Gregorio Rojo con el apoyo de la patronal SEA. Sectores afines al PNV alavés, según ha podido confirmar EL CORREO, están promoviendo alternativas a los candidatos 'continuistas' en las diferentes categorías que dan acceso a los puestos de vocal en el plenario, del que luego saldrá la propuesta de presidente. Tras ocho años sin elecciones -en 2014 no se celebraron en ninguna Cámara y se prorrogaron los mandatos- 28.319 representantes de empresas están llamados a votar el próximo 6 de junio para dar forma a la nueva composición del influyente organismo alavés.

El plazo para la proclamación de candidaturas a los diferentes grupos en los que está compuesto el censo electoral de la Cámara finalizó ayer, de manera que en los próximos días se conocerá la identidad de las empresas y representantes que aspiran a conseguir las 24 vocalías que se eligen -si hay al menos dos candidatos- mediante votación. En 2010, cuando Rojo fue nombrado presidente tras el último proceso electoral, únicamente fue necesario elegir mediante las urnas a cinco vocales, porque para el resto no había competencia. En esta ocasión será diferente. Todo hace indicar que habrá comicios en casi todos los grupos o categorías.

El pleno de la cámara

24 vocales
se eligen por votación (mediante sufragio libre, igual, directo y secreto) en las elecciones del próximo 6 de junio. 14 corresponden a industria y construcción (los eligen entre 7.169 empresas), 4 a comercio y hostelería (entre 10.502 votantes) y 6 a servicios (10.648).
5 vocales
se nombran a propuesta de organizaciones empresariales más representativas (en este caso la patronal SEA-Empresarios Alaveses).
7 vocales
corresponden a representantes de empresas de mayor aportación voluntaria a la Cámara de Comercio de Industria.

Hay diez, según se recoge en el censo electoral, correspondientes a industria y construcción -cuatro subsectores y 14 puestos por elegir-, a comercio y hostelería -tres grupos y 4 representantes en total- y a servicios -otras tres categorías y 6 plazas-. Y en la gran mayoría habrá más de un aspirante para conseguir la acreditación de vocal, aseguran fuentes consultadas.

Se trata de un escenario novedoso, sobre todo con respecto a 2010, cuando 19 de esos 24 puestos ya los había conseguido, sin necesidad de urnas, la patronal SEA-Empresarios Alaveses a través de sus asociados, que no encontraron rival en el camino; sólo hubo pugna en cuatro grupos. Luego sumó dos vocales más mediante los comicios y otros tres a propuesta propia -ahora serán cinco- por ser la organización más representativa del territorio. Durante estos ocho años Rojo -quien compatibilizó durante tres meses la presidencia de la Cámara y de la Caja Vital-, apoyado por SEA, ha tenido un control absoluto del pleno y del comité ejecutivo.

En las últimas semanas ha comenzado una serie de movimientos en el territorio y sobre todo en Vitoria, para buscar, o al menos intentarlo, alternativas, tanto desde círculos empresariales como políticos. Sectores afines al PNV se están encargando de promover interesados en pugnar por esas diez categorías con el ánimo de forzar las urnas y tratar de arrebatar la presidencia al candidato de SEA, que presumiblemente será el propio Gregorio Rojo. Como justificación, apuntan a la necesidad de una «renovación» en el órgano cameral.

La crisis, olvidada

También es cierto que el actual escenario económico y político es distinto al de 2010 y formar parte del pleno de la Cámara de Comercio e Industria quizá resulte ahora más atractivo, una vez pasado lo peor de la crisis, con unos indicadores -sobre todo macroeconómicos- de crecimiento y ya sin la amenaza terrorista de ETA que hace ocho años aún estaba muy presente.

Respecto a las anteriores elecciones de las que salió el pleno que designó a Rojo máximo dirigente también han cambiado otras cosas. El número de vocales a propuesta de la patronal sube de tres a cinco y además en este nuevo proceso se crea la categoría de representantes de empresas de mayor aportación voluntaria a la Cámara, que serán siete -en algunas casos, las principales compañías de Álava-. Junto a los 24 del proceso electoral, esos 36 vocales serán los que elijan al presidente.

La fecha clave

Dos tercios del pleno
El 6 de junio tendrán lugar las elecciones para conocer los 24 miembros que se designan por votación; y el pleno elige al presidente

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos