«¿Me pueden multar por ir en bici con las manos en los bolsillos?»

Un joven circula en su bicicleta con las manos fuera del manillar.
Un joven circula en su bicicleta con las manos fuera del manillar. / Kristian Ezcurra

El Síndico, que esta semana ha anunciado su marcha, ha atendido una media de 1,5 quejas vecinales al día. Estas son algunas de las más relevantes o curiosas

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Los vitorianos se quejan cada vez más. El Síndico -el Defensor del Vecino- abrió 162 expedientes durante 2016, lo que supone una media de 1,5 por cada uno de sus 250 días laborables que tuvo el año. Una tasa similar a las alcanzadas en 2015, pero entonces hubo un sorprendente incremento del 23,85% respecto a las protestas recibidas el ejercicio anterior. Los temas más polémicos son los relacionados con el Departamento municipal de Hacienda y, concretamente, con el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y la Plusvalía. Pero a la oficina de Martin Gartziandia, que ocupa este cargo desde 2012 y que este jueves anunció por sorpresa que no renovará, han llegado denuncias de todo tipo. Estas son algunas de las más curiosas.

Pagar la sanción Infracción grave de un ciclista por conducir ‘sin manos’

Un ciclista acudió a las instalaciones del Síndico -junto al Jardín Secreto del Agua del parque de la Florida- porque se le había denunciado por circular con ambas manos en los bolsillos de la chaqueta mientras pedaleaba. «Según señala tiene un pleno dominio de la bicicleta y en ningún momento fue consciente de que estuviera cometiendo una infracción», afirma Gartziandia en la memoria que presentó el jueves en el pleno. Sin embargo, el Defensor del Vecino constató que esta actitud supone una «conducción negligente, lo cual constituye una infracción grave» y se le recomendó pagar la sanción. Es decir, la respuesta a la pregunta del titular es sí.

Vestuarios Aranbizkarra Ruido de tacos y balonazos debajo de casa

Una vecina de la calle José Pablo Ullibarri denunció ante el Síndico que residía sobre uno de los locales que los usuarios del campo de fútbol de Aranbizkarra utilizan como vestuario, por lo que continuamente escucha ruidos de tacos, patadas en las paredes, grifos de ducha y -entre otros- pelotazos que le provocaban que fuese «insoportable vivir en su casa». «También juegan al balón en los soportales, lo cual causa grandes molestias», subrayaba sobre esta situación que se alarga desde hace cerca de veinte años, como las reclamaciones de los clubes deportivos de contar con una ‘caseta’ en condiciones. Tras contactar con el área de Deportes se comunicó que «se había decidido buscar una alternativa a los vestuarios actuales». Un año después, aún se sigue a la espera de que se cumplan estas promesas de los responsables del Gabinete Urtaran.

Tres casas de Zaramaga La luz encendida durante todo el día por un árbol

El Ayuntamiento podó en 2014 los árboles de una calle de Zaramaga en cuanto Gartziandia les comunicó que los propietarios de tres viviendas se quejaban de que tenían todo el día la luz de casa encendida para poder ver algo como consecuencia de las dos filas de árboles (plátanos) que hay enfrente de sus ventanas. Pero, como es natural, las ramas crecieron y estos vecinos volvieron a protestar. El Departamento de Medio Ambiente, gestionado por el jeltzale Iñaki Prusilla, comunicó que se sustituirían por unas especies más pequeñas.

Paradas en Mendizorroza Un autobús que no hace tanto ruido

Después de que se cambiasen las paradas de Tuvisa en las inmediaciones del campo de Mendizorroza, un vecino denunció ante el Síndico que escuchaba cómo los autobuses «llegaban chirriando» y «dejaban el motor al ralentí durante 10 minutos». Una molestia que percibía desde las 5.50 de la mañana hasta las 22.00 horas. «Parece que el problema se agrava porque el sonido reverbera en el polideportivo», apuntaba este vitoriano. «Nos pusimos en contacto con el Departamento de Medio Ambiente y Espacio Público del Ayuntamiento, con el fin de que realizara una medición acústica en su domicilio y poder así determinar si el ruido generado por los autobuses pudiera incumplir la normativa municipal», detallaba Martin Gartziandia. Al final, el nivel de ruido cumplía «con lo establecido».

Alegaciones Necesaria una fotografía para las multas por velocidad

Un conductor fue ‘cazado’ a una velocidad excesiva por un radar de la ciudad. Éste reclamó que la denuncia incorporase la imagen captada por el dispositivo y presentó alegaciones. El Defensor del Vecino respalda que en estos casos «junto con la resolución de incoación de expediente se notifique, además, el boletín de denuncia expedido mecánicamente por los agentes de la Policía Local, en el que aparezca la fotografía tomada por el radar y demás datos habituales en este tipo de captaciones».

Fotos

Vídeos