«Hay que publicar fotos de los atentados con respeto, pero sin esconder la verdad»

El fotógrafo Ricardo García Vilanova./
El fotógrafo Ricardo García Vilanova.

El trabajo en Oriente Medio del fotógrafo Ricardo García Vilanova le ha convertido en uno de los grandes conocedores del Estado Islámico, cuya situación analiza hoy en Vitoria

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Atiende el teléfono recién aterrizado de Siria -llegó a España ayer mismo- y preparando su viaje exprés a Vitoria. El fotógrafo Ricardo García Vilanova (Barcelona, 1973) participa hoy en las jornadas ‘Periodismo a pie de calle’ con una conferencia en la que ofrecerá un recorrido por la historia del autodenominado Estado Islámico desde su amplia experiencia en los frentes de Oriente Próximo. Candidato al Pulitzer en 2010 y reconocido internacionalmente, sus imágenes y vídeos han sido publicados por prestigiosos medios como The New York Times, Newsweek, The Guardian, Al Jazeera o CNN.

El último trabajo en suelo sirio lo ha realizado acompañado del periodista Karlos Zurutuza cubriendo la situación en la ciudad de Raqqa, donde la batalla se libra «por todos los frentes». «Al ISIS le queda apenas un 40% del control de la ciudad y tiene unos 2.000 miembros sobre el terreno. Están usando a la población civil como escudos humanos porque es una guerra con bombardeos desde aviones, así que la manera más eficiente de parar los ataques es usando a civiles», explica apenas un par de días después de documentar la realidad con su objetivo.

Programa para hoy

12.00 horas.
Charla ‘Street photography: ayer, hoy y ¿mañana?’de Rocío López en el Palacio Europa.
19.00 horas.
Conferencia del fotógrafo Ricardo García Vilanova. ‘Ascenso y caída del califato’ en el Palacio Europa.
21.30 horas.
Proyección de ‘El odio’ en los Florida con la presencia de la periodista Alexandra Gil.

García Vilanova es uno de los profesionales occidentales que mejor conoce Estado Islámico. Tuvo la oportunidad de presenciar su nacimiento y desde entonces no han cesado sus viajes a territorios en guerra. Echando la vista atrás, hasta 2011, recuerda que por aquel entonces «había un pequeño grupo que englobaba a kurdos, sunitas, chiítas o armenios y que pretendía ser un país más dentro de las primaveras árabes». Con el paso del tiempo y la inacción de la comunidad internacional «se adentraron en este grupo otros más extremistas, lo que supuso el principio del fin. A los sirios les robaron la revolución», subraya.

Hoy en día, Estado Islámico ocupa cada vez más titulares y llena informativos y sus ataques en suelo europeo se celebran en sus lugares de origen. Por su parte, la prensa occidental se hace eco de la potente propaganda del grupo terrorista, algo que García Vilanova no duda en criticar. «Su maquinaria de propaganda es mucho mayor a la efectividad que tienen sobre el terreno porque Estado Islámico no dispone de aviones, ni de helicópteros ni de misiles tierra aire», apunta para agregar que «Occidente ha propiciado ese altavoz propagandístico». En este sentido matiza que «sí que hay que contar lo sucede, pero los medios están pasando de ser un servicio a la sociedad a un altavoz haciendo que los mensajes y salvajadas de los terroristas aumenten».

El dilema ético

En cuanto a los dilemas éticos que se derivan de su profesión y el debate surgido a raíz de las fotografías publicadas tras el atentado en Las Ramblas, García Vilanova vuelve a responder sin titubeos: «Existen límites y ese tipo de imágenes tienen que ser tratadas desde la empatía y el respeto. A partir de ahí, creo que sí se tienen que publicar porque no tiene ningún sentido esconder la verdad».

Respecto a este asunto muestra su «sorpresa» porque «se aceptan fotografías de muertos en Siria y no de los muertos de ‘casa’. Es muy sorprendente que aceptemos muertos de segunda, como la foto del niño Aylan en la playa, y el efecto sea el contrario cuando ocurre dentro de nuestras fronteras».

Fotos

Vídeos