Los primeros 'viñedos singulares' de Rioja Alavesa

Juan Luis Cañas, de bodegas Amaren, en la finca 'El Rebollar', que pretende identificar como viñedo singular./Justo Rodríguez
Juan Luis Cañas, de bodegas Amaren, en la finca 'El Rebollar', que pretende identificar como viñedo singular. / Justo Rodríguez

Una veintena de bodegas alavesas copan la mitad de las peticiones para entrar en la nueva distinción de Rioja

IÑAKI GARCÍA LAGUARDIA.

Álava ha recibido con aparente entusiasmo -mayor, al menos, que al otro lado del Ebro- las nuevas categorías de la Denominación de Origen Rioja para distinguir los vinos no solo por su origen, sino también por su calidad. Desde que se conociera que la entidad iba a abrir sus puertas a nuevas categorías, casi dos centenares de firmas de toda la denominación han mostrado su intención de incluir en sus vinos indicaciones del municipio o de la zona o, incluso, destacar que el producto que ofrecen procede de un 'Viñedo Singular'. En este último caso, el dominio riojanoalavés es notorio. De las 44 peticiones tramitadas hasta la fecha por el organismo, una veintena proceden de este lado de la muga.

Es un dato a tener en cuenta, apuntan fuentes del sector, puesto que ha habido muy poco tiempo para reclamar la nueva categoría -aprobada el pasado verano- y porque es de esperar que los primeros vinos etiquetados con esta distinción no aparezcan en el mercado hasta 2019. Actualmente, la propuesta se encuentra en fase de alegaciones tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado y también debe pasar por la Comisión Europea. Ante esta situación, es muy probable que de manera paulatina esas cifras crezcan, al igual que las de vinos de municipio y de zona, categorías en las que las bodegas alavesas también se han mostrado como las más interesadas en incluirlas en sus productos.

Los requisitos

Extensión del viñedo.
Inferior a un municipio, pudiendo comprender una o varias parcelas.
Edad mínima del viñedo.
35 años.
Producción máxima.
5.000 kilos por hectárea para variedades tintas y 6.922 para blancas.
Vendimia.
Manual.
Rendimiento máximo de transformación.
65%
Titular.
El viñedo ha de ser en propiedad o arrendado con una producción exclusiva de 10 años.
Doble calificación.
La inicial, como todos los riojas, y una previa a la salida al mercado. Debe alcanzar la valoración de 'excelente'.

En la práctica, la posibilidad de que los vinos se identifiquen en su etiqueta como 'procedentes de viñedo singular' constituye la primera ocasión en la que Rioja aporta una diferenciación a sus productos por la parte de la calidad. Ésta se supone que vendrá avalada por las características de los vinos que se puedan acoger a ella: deberán proceder de parcelas propias de los viticultores, de viñas de más de 35 años de edad, con una producción menor que en el resto de la denominación (5.000 kilos por hectárea para las variedades tintas) y que se vendimien de forma manual. Los vinos resultantes también deberán pasar una valoración de calidad en la que tendrán que alcanzar una nota de 'excelente'.

Entre las bodegas de Rioja Alavesa que ya han dado los primeros pasos en este camino de los viñedos singulares existe una gran variedad. Hay, por ejemplo, proyectos totalmente consolidados como el de Marqués de Riscal, donde se ha hecho una primera selección de viñedos que pueden cumplir los condicionantes marcados en esa categoría, aunque más adelante se decidirá cuáles se acaban incluyendo en ella. «Veremos en el futuro cuáles son las parcelas que incorporamos, pero queremos estar preparados desde el comienzo», reconoce Fernando Salamero, que es también presidente de la DOC Rioja.

Grandes bodegas como la de Elciego conviven en esta lista de primeros apuntados a la categoría 'Viñedo singular' con proyectos muy jóvenes como 'La llave de los sueños' de los hermanos Juan y Judit Valdelana. En concreto, ellos han inscrito una parcela de nombre 'Santa Cruz', adquirida por Juan cuando sólo tenía 18 años. Se trata de media hectárea en la que el tempranillo lleva la voz cantante y que llama la atención por su situación, ya que se halla en una pendiente de más de 30 grados de inclinación. «Aquí lo hacemos todo a mano, no entra ni un animal ni una máquina», señala Juan sobre su «pequeño paraíso».

Una buena oportunidad

Aquellos que ya han iniciado los trámites para contar con algún vino de 'Viñedo Singular' ven esta opción como una buena oportunidad para poner en valor sus productos con los que, en muchos casos, ya habían venido trabajando con anterioridad. Ese es el caso de Javier San Pedro Ortega, quien ha inscrito su finca 'La Taconera', con la que ya elabora un vino incluido en una línea especial de la bodega llamada 'La viuda negra'. Es una parcela de apenas 0,4 hectáreas y, según cuenta el propio viticultor, un informe del Consejo Regulador la incluyó entre las 40 parcelas más viejas de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Un caso similar es el de bodegas Luis Alegre, de Laguardia, donde, en un principio, quieren sumar a la lista de viñedos singulares «las tres pequeñas parcelas con la que elaboran los cinco grandes vinos» de la bodega. Ysios, Amaren, Palacio o Tierra de Labastida son otras de las firmas que han mostrado su interés en sumarse a esta nueva indicación. Juan Luis Cañas la pondrá en el vino prodecente de 'El Rebollar'. «Compramos la finca porque va en consonancia con la filosofía de Amaren. Trabajar con parcelas, varietales y fincas», resume.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos