Los policías de Vitoria se quejan de que sufren «insultos»

Un conductor se queja a un agente tras recibir una sanción. /Iosu Onandia
Un conductor se queja a un agente tras recibir una sanción. / Iosu Onandia

El sindicato mayoritario de los guardias que han impuesto ya 3.500 multas este mes dice que el alcalde «solivianta a la ciudadanía en nuestra contra»

ANDER CARAZO

El sindicato Sipla de la Policía Local de Vitoria ha acusado este martes al alcalde, Gorka Urtaran, de «soliviantar a la ciudadanía en su contra» lo que ha motivado que algunos vecinos hayan llegado a «insultar, calumniar e injuriar» a los agentes. Agentes de la Policía Local de Vitoria llevan a cabo desde el pasado 31 de octubre una ‘huelga de celo’ en la que multan todo tipo de infracciones, incluso las toleradas de forma tradicional, como cruzar una calle fuera del paso de peatones. En estos 20 días ya han sancionado a más de 3.500 ciudadanos.

El alcalde, que ha desvelado que este jueves habrá una nueva reunión para tratar de acercar posturas, ha reiterado que esta campaña intensiva de multas es «ilícita y abusiva», aunque no se pueden anular las sanciones de forma generalizada porque no existen mecanismos jurídicos para ello. En un comunicado los sindicatos Sipla y Fepol han considerado que las declaraciones del alcalde son «totalmente calumniosas e irresponsables, porque lejos de apaciguar los ánimos y acercar posiciones, está consiguiendo soliviantar a la ciudadanía contra su propio servicio de Policía».

Noticia relacionada

«Un buen alcalde debe resolver los problemas en vez de cargar sobre ciertos colectivos agraviándolos o bien echar balones fuera culpando a otros grupos políticos tengan la culpa o no», han dicho en alusión al PP, al que Urtaran ha reprochado su gestión de la Policía Local durante la anterior legislatura cuando gobernaban los populares. Según estos sindicatos, ya son varios los agentes que les han «pedido asesoramiento legal dado que se sienten estigmatizados y coaccionados tras las citadas declaraciones».

De hecho, ambas centrales han traslado el tema a sus servicios jurídicos para que estudien la posibilidad de iniciar acciones legales contra el alcalde y su «caza de brujas» en la guardia urbana. Han criticado además la «hipocresía» de que Urtaran considere «ilegal la actuación de los agentes», pero entienda que las multas son «legales y deben tramitarse para cobrarlas». Por ello le ha solicitado que haga llegar a los agentes «instrucciones concretas y escritas de cómo proceder en materia de tráfico y ordenanzas en cada situación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos