Podemos deja sin sueldo a la juntera de Álava que permaneció un año de baja

Mari Cruz Polaina.
Mari Cruz Polaina. / E. C.

La procuradora, que apoyó en un manifiesto a los díscolos, pasará a cobrar sólo dietas por asistencia a plenos y comisiones

María Rego
MARÍA REGO

El grupo juntero de Podemos continúa en proceso de adaptación a su nueva situación tras la expulsión de cuatro de sus miembros al comienzo del verano. La formación liderada por Arantxa Abecia ha aprovechado el inicio de la actividad en la Cámara alavesa tras el ‘parón’ estival -ayer mismo se celebró la primera Mesa del curso- para solicitar que se le retire la condición de liberada a Mari Cruz Polaina, la procuradora que ha permanecido un año de baja y que en ese tiempo, en concreto a finales de 2016, apoyó al sector crítico en un manifiesto firmado por una treintena de cargos públicos del partido morado en Euskadi.

La petición supondrá, en la práctica, que esta juntera deje de recibir un ‘sueldo’ del grupo por este concepto -la figura diferencia a quienes se dedican en exclusiva al ente foral- y pase a cobrar sólo dietas por asistencia a plenos y comisiones. Desde Podemos explican que la decisión responde a «una cuestión de infraestructura económica» ya que la formación ha visto recortada de forma notable la asignación que percibe al haber reducido su número de integrantes a la mitad, de ocho a cuatro. Polaina, que obtuvo el alta médica a principios de agosto, no se ha reincorporado al bloque oficialista, pero tampoco ha solicitado su baja voluntaria para pasar al Grupo Mixto donde se encuadran hoy los díscolos.

Su ‘mudanza’ a esa agrupación ha provocado una auténtica revolución en la bancada que ya ocupaban un procurador de Irabazi y otro independiente (ex de Ciudadanos) ante el intento de los junteros procedentes de Podemos de dejar a sus nuevos compañeros un papel residual. Sin embargo, las propuestas registradas en ese sentido fueron ayer desestimadas al carecer de la obligatoria firma de todos los miembros del Grupo Mixto. Si no alcanzan un acuerdo unánime en cuestiones como las asignaciones o los tiempos de exposición -algo que se prevé altamente improbable- será la Mesa la encargada de fijar su reglamento interno.

Fotos

Vídeos