Localizan 961 plantas de marihuana en un pabellón de Júndiz

Imagen de la plantación incautada por la Guardia urbana en Júndiz./Policía Local
Imagen de la plantación incautada por la Guardia urbana en Júndiz. / Policía Local

La Policía Local de Vitoria desmantela un macrocultivo en una nave, se incauta de 137 kilos en cogollos y arresta a seis personas

David González
DAVID GONZÁLEZ

El minucioso y sordo trabajo de la unidad de Investigación de la Policía Local de Vitoria ha sacado a la luz una nueva macroplantación de marihuana. Según ha sabido este periódico, en una anónima nave de 700 metros cuadrados ubicada en Júndiz, los agentes descubrieron el fin de semana casi un millar de plantas. La intervención, hecha pública este mediodía por la Guardia urbana y adelantada por la edición impresa de EL CORREO, se produjo justo cuando los responsables acababan de recolectar. De esta manera, interceptaron un vehículo que salía de la propiedad, alquilada meses atrás, con «unos 88 kilogramos» de cogollos. En el interior de la nave había otros 49. Una vez secados, este cargamento rebasaría la «treintena» de kilos de sustancia estupefaciente lista para su venta en el mercado negro.

Esta mañana la media docena de detenidos relacionados con este macrocultivo han sido puestos a disposición del juzgado de guardia, Instrucción número 2. A la tarde han quedado en libertad provisional con medidas cautelares por las que tienen que presentarse en dependencias judiciales durante varios días y se les ha retirado el pasaporte.

En este pabellón, localizado en una calle secundaria del polígono industrial, habrían producido «varias cosechas». Es decir, esta macroplantación –de las más grandes jamás descubiertas en el término municipal– llevaría «más de un año» en funcionamiento. Para 'alimentar' semejante invernadero, los responsables se habían enganchado ilegalmente a la luz, lo que representa otro delito en sí y que suele conllevar grandes sumas económicas a modo de indemnización a Iberdrola.

Los medios sondeados deslizan que el edificio se alquiló para albergar una supuesta empresa subcontratada por una conocida firma de transporte urgente. Sus 700 metros cuadrados de superficie debían acoger furgonetas de reparto y enseres similares. Sin embargo, en realidad daban cobijo a una auténtica jungla de cáñamo.

Tres detalles de la droga incautada en Vitoria. / Policía Local

Para intentar disimular olores, los encargados habían dispuesto una abertura en el tejado, por donde salían los conductos de ventilación. En su interior, los agentes de la Policía Local hallaron el dispositivo típico de estas instalaciones; luces encendidas las 24 horas, ventiladores, sistema de riego, básculas, secaderos... Una fábrica al por mayor. Con estos artilugios se garantiza un mínimo de cuatro cosechas al año. En exterior, sólo se obtiene una.

«Más de 130.000 euros»

Aunque hacía semanas que los efectivos de Investigación tenían en el punto de mira a esta supuesta organización, lo que descubrieron este fin de semana superó todas las expectativas. El voluminoso invernadero contaba con casi un millar de macetas. 961 para ser exactos. Una discreta presencia policial custodiaba la nave, registrada palmo a palmo por los policías locales. Sacaron otro medio centenar kilogramos de producto de peor calidad que también podría destinarse a su venta ilícita.

En base a esa estimación de una treintena de kilogramos limpios tras el proceso de secado, fuentes consultadas cifran el beneficio en «más de 130.000 euros» por cada cosecha. Al menos en su primera venta. Luego, en el menudeo, el montante se ampliaría. La droga incautada se guarda en Aguirrelanda a la espera de que Sanidad estime su pureza y los resultados se incluyan en el sumario de la causa.

Según la investigación de la Policía Local, esta supuesta red vendía la marihuana al por menor en un narco-piso de Aranbizkarra. Esta vivienda llamó la atención de los agentes a principios de año. A partir empezaron a tirar del hilo hasta que este fin de semana sacaron a la luz la macroplantación.

Un cantante local de 'trap' entre los arrestados

De los seis detenidos, uno de ellos goza de cierta fama en la provincia. Se trata de un activo cantante de 'trap' (un subgénero musical del hip hop que suele girar en torno a la droga, el sexo o la violencia) bastante conocido por sus videoclips en las redes sociales. Este hombre, señalado por la Guardia urbana como uno de los presuntos cabecillas, aparece en sus canciones con pistolas simuladas, canta al desamor y gusta de poses desafiantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos