Piden 10 años de prisión para la madre de una niña en Vitoria por permitir a su pareja abusar de ella

Los hechos ocurrieron en Vitoria. /R. G.
Los hechos ocurrieron en Vitoria. / R. G.

La Fiscalía solicita esta pena para el hombre por un delito de agresión sexual y la reclama también para la madre por ocultar los hechos

JUDITH ROMERO

La Fiscalía de Álava reclama diez años de prisión para un hombre de 54 años por un delito de agresión sexual continuada a una niña de cinco y pide otros diez años para la madre de la pequeña por no haber adoptado medidas para poner fin a estos ataques. Los hechos tuvieron lugar entre octubre de 2014 y mayo de 2015 en el domicilio que ambos compartían en la capital alavesa mientras mantenían una relación sentimental.

La pareja residía en la casa de la mujer, situada en un barrio del norte de la ciudad, junto a los cuatro hijos de ésta, entre ellos, la víctima de los abusos. El acusado solía quedarse a cargo de la menor mientras su madre se marchaba a trabajar. Según el escrito de la Fiscalía, al que ha tenido acceso este diario, el acusado «aprovechó esta circunstancia» y obligó a la menor a realizarle tocamientos hasta en tres ocasiones durante estos intervalos. El hombre habría atentado contra la libertad y la indemnidad sexual de la niña «guiado por el ánimo de satisfacer sus deseos libidinosos».

Las claves

En casa
La tutora de la pequeña avisó a la madre de que sufría los abusos en casa
5 años de edad
La niña contó los episodios en varias ocasiones, pero siguió estando a cargo del acusado

El primero de estos ataques tuvo lugar antes del 26 de noviembre de 2014, cuando la tutora de la menor citó a su madre en el colegio para informarle del «comportamiento hipersexuado» que presentaba la niña para su corta edad. La profesora también deslizó sus sospechas sobre la existencia de presuntos abusos hacia la menor. La víctima, que actualmente tiene 8 años, tenía 5 años por aquél entonces. Cuatro meses después, en febrero de 2015, el acusado obligó a la menor a consumir cine pornográfico en su presencia y volvió a obligarla a mantener conductas sexuales.

El Ministerio Fiscal destaca este segundo episodio y resalta que, a pesar de que la tutora advirtió a la madre de los sucesos que estaban aconteciendo en su domicilio, ésta «no adoptó medida alguna para poner fin a la situación y evitar nuevos ataques». La acusada continuó compartiendo su vivienda con su pareja y dejando a la menor a su cargo durante su jornada laboral.

Incluso la propia víctima habría detallado a su madre los ataques que había sufrido en varias ocasiones después de febrero de 2015. No obstante, la mujer no interpuso una denuncia hasta junio de ese mismo año, un mes después de tener constancia del último episodio, que ocurrió el 9 de mayo. El ataque volvió a producirse mientras la madre se encontraba en su lugar de trabajo.

Denuncia «tardía»

La madre de la niña expulsó al acusado de su domicilio entre finales de mayo y principios de junio de 2015, aproximadamente siete meses después de conocer estos hechos a través del colegio de la menor.

El hombre se enfrenta a una pena de diez años de prisión por un delito continuado de agresiones sexuales a un menor de 13 años mientras que la mujer está acusada de un segundo delito de comisión por omisión.

La Fiscalía solicita que, además de pasar diez años en prisión, la pareja no pueda ponerse en contacto con la niña durante once años y permanezca en libertad vigilada hasta seis años después de salir de prisión. La vista por estos hechos tendrá lugar la próxima semana en un juzgado de la capital alavesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos